ESPECIAL EDUCACIÓN

Roldán afrontará desde septiembre unos pedidos cercanos a las 2.000 toneladas

La plantilla de Aceros Roldán respira un poco más aliviada tras conocer por parte de la dirección que a partir del mes de septiembre tiene una previsión de pedidos que alcanzará las 2.000 toneladas. Aunque este pedido se aleja bastante de las 9.000 toneladas que mantendrían la estabilidad en la acerera.

La producción se paralizará el próximo mes de agosto al quedar casi la totalidad de la plantilla de vacaciones, un periodo vacacional que desde la sección sindical de CC.OO recalcan que ya estaba firmado desde el pasado año y no es producido por la menor cantidad de pedidos que vive en estos momentos Roldán.