Sacyl culmina este martes su incorporación a la receta electrónica europea

Los castellanos y leoneses podrán adquirir su medicación prescrita en las farmacias de países de la UE
Receta electrónica. / C. Sánchez
Receta electrónica. / C. Sánchez

La Gerencia Regional de Salud, de forma coordinada con el Ministerio de Sanidad y el Consejo de Colegios Profesionales Farmacéuticos de Castilla y León, culmina este martes su incorporación al servicio de interoperabilidad de la receta electrónica europea, lo que supone que la Comunidad ya es interoperable a nivel de receta con otros países de la Unión Europea, facilitando así el acceso a la medicación prescrita a través de ‘RECyL’ (receta electrónica de Castilla y León).

Desde hoy, 18 de abril, la prescripción y dispensación electrónica a través del servicio ‘MiSalud@UE’ (proyecto de receta electrónica interoperable – web del Ministerio de Sanidad) permite que un medicamento prescrito a un paciente en receta electrónica por un profesional sanitario en su país de origen pueda dispensarse en farmacias de otro país de la Unión Europea.

La prescripción electrónica se hará de la manera habitual a través del aplicativo ‘RECyL’ (receta electrónica de Castilla y León), de manera que las oficinas de farmacia se conectarán a un portal de dispensación proporcionado por el Ministerio de Sanidad para registrar la dispensación a ciudadanos procedentes de otros países. En la farmacia del otro país sólo se podrán dispensar las prescripciones realizadas en la comunidad autónoma donde el paciente tiene su tarjeta sanitaria.

Para la dispensación, el paciente deberá presentar la siguiente documentación: tarjeta sanitaria de Sacyl y DNI o pasaporte para que pueda ser correctamente identificado, ya que la medicación debe recogerla el propio paciente, no pudiéndolo hacer otra persona en su nombre (ni familiares, ni personas empleadas, etc.). En este punto, desde Sanidad se recuerda que la tarjeta sanitaria europea no es válida para la dispensación de medicamentos prescritos en receta electrónica de Sacyl, pero sigue siendo necesaria para recibir asistencia sanitaria en cualquier país europeo.

En el momento de la dispensación, la farmacia mostrará un documento informativo al paciente (denominado ‘PIN’), a efectos de registrar la conformidad para el acceso a sus datos de prescripciones; el establecimiento farmacéutico del otro país podrá consultar los datos de contacto del prescriptor del Sistema Nacional de Salud, por si fuera necesario comunicarse con él. Es posible que el país de destino disponga de presentaciones diferentes a las existentes en España, por lo que el farmacéutico puede sustituir el producto prescrito por otro equivalente o de distinto tamaño.

Pago

El paciente abonará el cien por cien del importe de la medicación en el momento de la dispensación, debiendo solicitar factura y ticket a la oficina para poder tramitar el reembolso que le corresponda a su vuelta a Castilla y León, a través de una solicitud de reintegro de gastos por productos farmacéuticos en la gerencia de asistencia sanitaria de origen del paciente.

Los países participantes en cada momento, se pueden consultar en la web del Ministerio de Sanidad a través de ‘MiSalud@UE’; en la actualidad (abril de 2023) forman parte de este servicio europeo Croacia, Estonia, Finlandia, Polonia y Portugal.

La receta electrónica europea es un servicio dirigido a los pacientes con el fin de facilitar el acceso a la medicación de uso habitual, ante desplazamientos dentro de Europa. Además, es una potencialidad que complementa la interoperabilidad de la receta electrónica en el Sistema Nacional de Salud (entre las comunidades autónomas españolas), que está activo en Castilla y León desde 2017 y que registra una elevada actividad en esta Comunidad, con 2.684.008 envases dispensados en oficinas de Farmacia castellanas y leonesas a ciudadanos de otras comunidades y 799.642 envases dispensados a ciudadanos de nuestra Comunidad en farmacias de otras autonomías, datos referidos al pasado año 2022.