Sareb pone a disposición al menos 2.288 viviendas para alquiler social y asequible en Castilla y León

La estrategia del Gobierno incluye otros dos ejes con el desarrollo de una línea de inclusión social en 14.000 viviendas ya habitadas en España y la cesión de suelos para construir otras 15.000 viviendas
Vista de Ponferrada desde el Castillo de los Templarios. / Claudia Cabo
Vista de Ponferrada desde el Castillo de los Templarios. / Claudia Cabo

El Plan de la Sareb (antiguo banco malo) anunciado hoy por el Gobierno movilizará al menos 2.288 viviendas para alquiler social y asequible, que se pondrán a disposición de la Junta y ayuntamientos una cifra que procede del primer paquete anunciado hoy por la vicepresidenta primera y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño, y que prevé poner en el mercado 21.000 unidades en España, que forman parte del stock potencial de vivienda terminada para uso social. Calviño, que informó en Consejo de Ministros de esta iniciativa, que lanzó el fin de semana el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, señaló que esta nueva finalidad social de Sareb se conjugará con el objetivo de recuperar el valor económico de sus activos y procurar el menor coste para el contribuyente.

Así, además de estas 21.000 viviendas ya en stock, se pretende colocar otras 14.000 ya habitadas, en las que se trabaja para identificar a las familias vulnerables y ofrecerles un programa de alquiler social y acompañamiento laboral; al igual que el banco malo dispone de suelos en los que podrían promoverse hasta 15.000 viviendas adicionales destinadas al alquiler asequible. De estas dos últimas fórmulas, el Gobierno no aporta aún datos regionalizados.

Esta iniciativa se integra en las actuaciones previstas en el Plan Estatal de acceso a la vivienda 2022-2025, que tiene el objetivo de incrementar el parque público de vivienda en 100.000 unidades y se suma a las medidas en marcha para facilitar el acceso a una vivienda digna, como el Bono de Alquiler Joven y las ayudas a la rehabilitación y eficiencia energética de edificios financiada con fondos europeos. Esta nueva estrategia de Sareb se enmarca en los cambios introducidos desde la toma de control de la entidad por parte del Estado y su incorporación al perímetro público en abril de 2022.

Además del refuerzo de la dirección de la entidad y puesta en marcha el diseño de la estrategia, se ha designado un Consejo Asesor, de carácter consultivo y no retribuido, integrado por expertos en materia de sostenibilidad social para facilitar el desarrollo de las actuaciones en este campo. Está integrado por personas de reconocido prestigio, como el presidente del Consejo Económico y Social, Antón Costas, la presidenta del Observatorio Metropolitano de la Vivienda de Barcelona, Carme Trilla, la reconocida arquitecta Fuensanta Nieto y la investigadora de la Cátedra UNESCO de Vivienda Nuria Lambea.

Tres líneas de gestión

De este las viviendas para uso social destinada a acuerdos de venta con las comunidades y ayuntamientos, las 21.000 identificadas para uso social de Sareb se movilizarán a través acuerdos de venta con las administraciones autonómicas o municipios para alquiler social y asequible.
En esta línea de actuación figuran acuerdos con la Comunidad Valenciana, Galicia o el Ayuntamiento de Madrid. Se están negociando operaciones con la Comunidad de Madrid, la Junta de Castilla y León y el Ayuntamiento de Torrelavega y se trabaja actualmente con Cataluña en un nuevo acuerdo de venta.

Se contemplan, a su vez, convenios de cesión temporal de viviendas para uso social, tanto a administraciones públicas como a entidades sin ánimo de lucro, prestando especial atención a las zonas en riesgo de despoblación y a los colectivos vulnerables.
En esta línea, además de las 2.288 viviendas de Castilla y León, la tercera que más domicilios pone en este paquete, se encuentran otras 4.950 viviendas en la Comunidad Valenciana, 3.539 en Cataluña, 2.093 en Murcia, 2.040 en Andalucía, 1.534 en Castilla-La Mancha, 1.285 en Galicia, 611 en Cantabria, 580 en Aragón, 455 en la Comunidad de Madrid, 388 en La Rioja, 305 en Extremadura, 303 en Canarias, 171 en Asturias, 120 en Baleares, 81 en País Vasco y 25 en Navarra.

El segundo eje aborda el refuerzo a la inclusión social a través de la vivienda. Para la gestión de las 14.000 viviendas ya habitadas se desarrolla una estrategia de alquiler social y de acompañamiento en la inclusión de las familias vulnerables.
Con esta línea se ofrecen contratos de alquiler social a familias teniendo en cuenta su nivel de renta y se les ayuda en la regularización de su situación, la búsqueda de empleo, el acceso a los servicios sociales y a las prestaciones a las que tienen derecho, incluyendo el Ingreso Mínimo Vital.

Actualmente, SAREB da apoyo a más de 400 familias y tiene aprobados más de 2.000 contratos de alquiler social desde que inició la labor de identificación de las familias con vulnerabilidad que habitan en sus viviendas, el pasado mes de septiembre.

Por último, en cuanto a la cesión de suelos urbanizables también se pondrá en marcha un proyecto para la construcción de unas 15.000 viviendas adicionales destinadas al alquiler asequible, que se desarrollará a través de la colaboración público-privada.

Por otra parte, además de las operaciones de vivienda, Sareb ofrecerá a las administraciones públicas la venta de suelos destinados a otros objetivos sociales como la construcción de hospitales, escuelas u otros espacios públicos.
Esta venta de suelos también contribuye al objetivo de cohesión territorial en el marco del Proyecto Reto Demográfico para implantar proyectos empresariales y de industrialización en la España Rural.
Tanto las viviendas como los suelos tienen una distribución geográfica asimétrica y no siguen un criterio poblacional, sino de disponibilidad de los inmuebles que poseían las entidades financieras y pasaron a formar parte de Sareb. Un 60 por ciento de estos bienes se concentran en el arco mediterráneo, principalmente en Cataluña, Comunidad Valenciana y Andalucía.