Num: 7174 | Miércoles 29 de junio de 2022
El tiempo - Tutiempo.net
El tiempo - Tutiempo.net

Saúl Ordóñez, un atleta con ingenio

El atleta berciano, bronce en el último Campeonato de España, combina su vida deportiva con la Ingeniería Agraria Forestal, en la que ya es diplomado

Saúl Ordóñez
Saúl Ordóñez, en los pasados Juegos Olímpicos de Tokio. / @suliarrak

El velocista berciano Saúl Ordóñez sumó este fin de semana un nuevo logro a su brillante historial. El de Salentinos se colgó el bronce en una disputada carrera final de 1500 metros en el Campeonato de España celebrado en Ourense. Tras esta conquista, Ordóñez tiene muchas posibilidades de ser seleccionado para el Mundial de Atletismo, que se celebrará en Belgrado del 18 al 20 de marzo. Eso sí, dependerá del campeón de España, Adel Mechaal, que aún no tiene decidido si competir en 1500 o en 3000 metros, aunque todo parece indicar que se decantará por la de mayor distancia. De esta forma, ambos se subirían al mismo avión rumbo a Serbia para abanderar a nuestro país en tal prestigioso evento.

Saúl compagina su don con la Ingeniería Agraria Forestal, de la que cursa un máster, tras sacarse recientemente la carrera. Cuando su edad y sus piernas le supliquen otro estilo de vida, este tiene clara su meta: Salentinos, su hogar, donde las prominentes colinas rociadas con el aire fresco y el calor de su gente, le hacen sumirse en un estado de bienestar indescriptible.

En primer lugar, enhorabuena por el bronce. ¿Se esperaba un premio mayor?

Bueno, me esperaba una carrera un poco más táctica, no tan física. El ritmo ha sido muy fuerte desde el principio y ha sido duro. Pero sí, me esperaba pelear por la plata o incluso alzarme con el oro.

¿Cómo se encuentra físicamente tras una carrera así? ¿Entrena hoy o le dan descanso?

Nada de descanso -ríe-. Esta mañana ya he corrido 10 kilómetros y he ido al gimnasio. Por la tarde me espera otra sesión en la que haré un poco de rodaje y técnica, aunque con un poco más de calma, ya que el miércoles vuelvo a competir en el WiZink de Madrid. O sea, que hoy entreno un poco más suave, pero siguiendo con la rutina habitual.

He visto una ''storie'' suya en la que lleva puestas las botas de presoterapia -muy usadas por deportistas en la actualidad-. ¿Le ayudan mucho estos ''inventos'' con su recuperación?

Ayer, por ejemplo, no necesité usarlas; pero el sábado, tras la semifinal, sí que me las puse. No son "mano de santo" pero sí que te echan una mano; estimulan la circulación, realizan el drenaje linfático... Yo noto, sobre todo, que me reducen la fatiga, por lo que las utilizo bastante. Ahora mismo, tenemos infinidad de herramientas modernas que previenen las lesiones. Eso, unido a las sesiones de fisio -señala que hoy lo visitará también- provoca que me encuentre bien físicamente, aunque la competición haya sido exigente.

¿Cómo es un día normal en la vida de Saúl Ordóñez?

Comparado con la mayoría de trabajadores, no madrugo mucho. Me levanto sobre las 8.30, desayuno, sigo las clases del máster, hago algún trabajo del mismo, etcétera. A media mañana me voy a mi primera sesión de entrenamiento; después descanso un rato, me ocupo de algunas cosas personales... Por la tarde, sobre las 19.30, realizo mi segunda sesión. Los días que no ''doblo'', suelo ir al fisio. Eso sí, como vivo haciendo y deshaciendo maletas, mi rutina puede variar. Pero, más o menos, así sería un día normal para mí.

¿Ha compaginado bien sus estudios con esa vida "nómada" durante estos años?

Sí, la verdad es que he podido organizarme bastante bien. Es cierto que ahora ando más justo de tiempo, pero en el Campus de Ponferrada me ofrecen un gran apoyo para poder compaginarlo; son conscientes de mi situación y me dan facilidades para ir sacando las asignaturas poco a poco. Siempre intento sacar tiempo para el estudio, aunque cuando me encuentro en un periodo competitivo bastante estresante, me veo obligado a dejar los estudios a un lado. Mentalmente, es difícil estar a las dos cosas durante las competiciones, y focalizo el apartado deportivo.

Menciona el aspecto psicológico. ¿Cómo se prepara mentalmente para las competiciones?

Principalmente, con mi entrenador Ariel; tiene una gran capacidad para ser un pilar en el que apoyarse, pues te transmite mucha seguridad. No obstante, también me respaldo en mi familia. Hay que tratar de aislarse un poco de todo para centrarse en los campeonatos, pero tampoco soy de los que se encierra, ¿eh?. Me gusta llevarlo con normalidad, relacionarme con la gente... Después, el día de la carrera, sí que me gusta mentalizarme, analizar un poco los rivales que tendré, etcétera. Como se trata de pruebas bastante tácticas, conviene reflexionar sobre qué decisión tomar en cada momento, qué hacer para llegar lo más arriba posible... Por eso es vital estar preparado mentalmente.

Es muy probable que sea convocado para el próximo Mundial de Belgrado...

Hombre, yo me entreno para ello, ya que hay posibilidades de ir. Pero me encuentro a expensas de Adel Mechaal -campeón de España- ya que aún no tiene decidido si competirá en 1500 o en 3000 metros. En el caso de que se decante por los 3000, sí que me veo compitiendo en Serbia. Ojala sea así.

Hace poco tuve el placer de charlar con Colomán Trabado. ¿Es el espejo donde se mira? ¿Ve posible superarle en participaciones de Juegos Olímpicos?

Nunca he sido muy de tener ídolos, pero sí que le admiro. Tengo muy buena relación con él; de hecho, acabo de hablar con él por WhatsApp. Ha sido un profesional excelente; de vez en cuando, le echo un ojo a su trayectoria y me quedo flipando con todas las carreras en las que compitió. Me sigue y siempre me manda ánimos, algo que le agradezco mucho.

Uf, me gustaría, pero es difícil llegar a los dos siguientes. Es lo que te comentaba, aparte de los Juegos, él compitió en una barbaridad de competiciones; me pregunto cómo competía tanto, es una locura.

¿Un sueño que tenga?

Sueño con colgarme una medalla olímpica; no obstante, en el caso de no conseguirlo, me conformaría con ser finalista olímpico.

Ahora vive en Valladolid. ¿Piensa volver al Bierzo cuando se retire?

Aún no lo sé, pero sí que lo echo mucho de menos. Me encanta su gente, y no dudo que volveré a Salentinos una vez que me retire; aunque sea de forma temporal.

¿Qué es lo que más le gusta de su tierra?

No sabría decirte, me encanta todo. Me fascina la variedad de gente que hay, sus paisajes, la montaña con sus árboles y esos hermosos colores, el aire fresco que hace que baje la ventanilla del coche cuando llego al puerto del Manzanal... Es una sensación indescriptible que me dice: ''ya estás en casa''.

© 2022 Actualidad Digital Ibérica. Todos los derechos reservados.