Sembradores de fiestas

 

Empieza bien sembrado de fiesta el mes de diciembre, con la Constitución, la Inmaculada, el traslado del domingo festivo de la Navidad al lunes 26, y otro tanto de lo mismo para el domingo festivo del año nuevo, que también se pasa al 2 de Enero. Total que si echamos la cuenta nos encontramos, con que 4 domingos tiene el Santo Diciembre, cuatro festivos habituales y otros dos que nos vienen por añadidura, por culpa del calendario. Viva la Fiesta. Esta misma semana va a combinar esa intermitencia tan nociva para el cuerpo y la mente del día sí-día no, que nos pondrá directamente en las Navidades y sin darnos cuenta en el 2017. Periodo festivo de respiro, que invita a escribir sobre cosas mundanas, que al fin y al cabo son las que verdaderamente interesan a todos. Por eso rebuscando en archivo, fonoteca y hemeroteca, hoy vamos a compartir con todos ustedes, en clima distendido, algunas noticias históricas que han tenido que ver con la fiesta y que obtuvieron categoría informativa. Hace 20 años Ponferrada se quedaba sin gigantes y cabezudos. Un 24 de Abril de 1996, siendo presidenta del patronato municipal de turismo y fiestas Fátima López Placer. Lucinda y Valerio, las singulares figuras que siguen alegrando los festejos, fueron objeto de varios desaprensivos que se introdujeron en el almacén municipal, con el único objetivo del destrozo. Destrozos como los que el Ayuntamiento de Ponferrada quiso evitar el mismo mes del mismo año, pidiendo a los propietarios de todos los pubs de la ciudad que contrataran a porteros, para impedir sacar vasos de cristal a la calle. Hubo un boom entonces, cuando la norma “Antitabaco Zapatero” no existía, ni tampoco las terrazas convenientemente aclimatadas para poder salir a la calle. Las fiestas con vasos en la calle, encima de los vehículos estacionados en la vía pública, o rotos, eran comunes como lo de sobrepasar el nivel de ruido, permitido…fiesta y decibelio siempre ha sido un buen binomio. Para fiesta la que seguramente se tenía montada una pareja, en la calle Caribe, el mismo día que se inauguraba hace 20 años Clínica Ponferrada. El entonces alcalde, Ismael Alvarez, acompañado por agentes de la Policía Municipal, se dirigía al acto de estreno de la Clínica, y cuando pasaban por la calle Caribe, vieron con sorpresa que un joven se lanzaba a la vía pública desde el primer piso de una vivienda. Con la sospecha de que se trataba de un ladrón, pararon sus vehículos y retuvieron al joven en cuestión. Interrogado por la causa de su acción, confesó que salía de la casa de su novia, porque de pronto había llegado la madre de ésta, lo que le obligó a huir  de tan precipitada manera. Fue verídico. Tanto como que la estrella mágica del Pajariel, ya ilumina la navidad y ya van 29 años…, nuestro deseo es que las 120 bombillas que la componen, por obra de Instalaciones Eléctricas Merayo, se conviertan en otras tantas buenas noticias, que tengamos que contarles en 2017, para el Bierzo.