Num: 6762 | Jueves 13 de mayo de 2021
El tiempo - Tutiempo.net
El tiempo - Tutiempo.net

“Las SICAVs no son un instrumento para familias ricas, sino una forma de canalizar el ahorro y la inversión”

EBD entrevista a Samuel López, presidente de Blacksmith Capital SICAV, creada por Herrero Brigantina en 2020 -la única que se constituyó el año pasado en España- , en plena pandemia, y que ha conseguido cerrar su primer año con una rentabilidad superior al 10%

Samuel López, presidente de Blacksmith Capital SICAV, creada por Herrero Brigantina, en su sede de Madrid. / EBD

En mayo del 2020 se constituye Blacksmith Capital SICAV (Sociedad de Inversión de Capital Variable), en un momento de total incertidumbre económica, sanitaria y social derivada de  COVID-19, una apuesta decidida de la empresa Herrero Brigantina, con vocación de largo plazo y con el fin de crear un vehículo inversor con los valores propios de la marca/casa. La  filosofía de esta SICAV, la única que se creó en España en 2020, se basa en la diversificación y la vocación de largo plazo, buscando una cartera equilibrada y sin necesidad de cambios constantes en su composición aunque con la suficiente flexibilidad ante ellos.

A pesar del gran reto de invertir en plena pandemia, el equipo de gestión de Blacksmith Capital SICAV ha terminado el año 2020 con una rentabilidad ligeramente superior al 10%. Así lo destaca su presidente, Samuel López, una persona muy arraigada al Bierzo (al igual que el consejero delegado,  Alfonso Rodríguez-Hevia), que en esta entrevista nos ayudará a entender  este tipo de vehículos de inversión y las novedades que se les avecinan.

¿Por qué la apuesta por una SICAV y no por un Fondo de Inversión?

Una SICAV nos permite participar junto con la gestora en la toma de decisiones de inversión. Podemos incorporar a la misma uno de los valores básicos del grupo como es el carácter de independencia en la toma de decisiones de inversión y la flexibilidad ante los cambios. Fruto de ello es la apuesta decidida por ir incorporando tendencias medioambientales, sociales y de gobernanza, teniendo en cuenta la relevancia que está teniendo la inversión de impacto en el sector regido por los principios de ESG.

Recientemente se ha vuelto a hablar mucho sobre las SICAVs tras el anuncio del Gobierno de que va a imponer un mínimo de 2.500 euros a todos los accionistas de una SICAV, ¿crees que esta medida acabará enterrando este tipo de sociedades de inversión?

Las SICAVs llevan años en el punto de mira ya que a pesar de ser un vehículo de inversión colectiva se han utilizado por grupos familiares con el único objetivo de una planificación fiscal vía diferimiento de impuestos. Aunque se exige un mínimo de 100 accionistas muchos de ellos eran figurantes, coloquialmente llamados ‘mariachis’, con tan solo una acción y no realmente inversores.

La medida de imponer un mínimo de 2.500 euros contribuye a que desaparezcan los ‘mariachis’ y que de verdad sea un vehículo de inversión colectiva. Que todos los accionistas formen parte de un proyecto de inversión y no estén de relleno. Por lo tanto, no me parece que este tipo de vehículos vaya a desaparecer, tan solo se irán los que lo utilizaban como objetivo de planificación fiscal.

¿Qué va a hacer Blacksmith Capital ante este anuncio?

Para nosotros no ha cambiado nada. Nuestra apuesta de largo plazo para sigue intacta. Es cierto que barajamos otras opciones, pero unas significaban irse fuera de España y otras limitaban nuestra capacidad de gestión en beneficio de los accionistas. Por ello, continuaremos apostando por este vehículo y esperamos posicionarlo en un referente a nivel nacional. Queremos demostrar que, al igual que sucede en otros países, estos vehículos pueden aportar valor a los inversores en momentos de tipos de interés negativos e incertidumbre económica.

¿Qué le diría a los inversores?

Tenemos la obligación como asesores financieros de educar y acompañar a esas personas que se quedaron atrapadas en “los depósitos” de la banca tradicional, que ni tan siguiera están consiguiendo mantener su poder adquisitivo derivado de la inflación. Criterios como la diversificación, regulación y liquidez hacen que este tipo de vehículos sean propicios para ese cambio. El hecho de que la SICAV cotice en el antiguo mercado alternativo bursátil (MAB), ahora BME Growth, hace además que le aporte un grado de liquidez extra en relación a otros vehículos inversores.

Y, por supuesto, que no vean a las SICAVs como un instrumento para familias ricas, sino una forma de canalizar el ahorro y la inversión.

Vemos que apuestan decididamente por este vehículo de inversión a pesar de que en los dos últimos años el número de SICAVs haya descendido, ¿qué hace falta  para invertir esta tendencia?

Corremos el riesgo que de que muchas de las SICAVs que se han cerrado y las que se cerrarán se trasladen a otros países con un marco legislativo mas estable y favorable. Y esto irá en detrimento de todos. Me gustaría que hubiera una legislación unificada en la Unión Europea y desde luego quE las SICAVs salgan del debate político y de la demagogia de algunos. La política que tiene que primar es la del fomento al ahorro.

Por otra parte, en España tenemos dos vehículos de inversión colectiva equivalentes: los fondos de inversión y las SICAVs. Ambos son perfectos para un inversor particular. Me gustaría que ambos tuvieran las mismas reglas de juego para dejar elección libre a los inversores.

¿Cómo ha ido el 2020, el año de la pandemia?

Comenzamos en el mes de mayo con la gran duda de si los mercados serían alcistas o bajistas. Veníamos de un marzo desastroso para las bolsas y estaba por ver si la recuperación de abril era definitiva o simplemente un descanso en las caídas de las cotizaciones.

Con nuestra vocación de largo plazo y de la mano de las mejoras gestoras, entendimos que debíamos ser alcistas. Diversificamos por zonas geográficas y gestoras, e incorporamos ciertas ‘megatendencias’ del futuro como inteligencia artificial, ciberseguridad y energías limpias entre otras. El resultado, terminar el año por encima del doble dígito, exactamente en el 10,60%.

 ¿Qué podemos esperar del 2021?

Este año debemos recuperar la confianza en todos los ámbitos de la vida. El año que hemos vivido nos tiene que servir de enseñanza para mejorar en el futuro. Estamos expectantes por el desarrollo de la vacunación, tanto por su distribución como por su eficacia. Lo que sí tenemos claro es que ya ha pasado lo peor.

Desde el punto de vista de los mercados seguimos siendo alcistas, aunque siendo selectivos en sectores y en compañías con buenos flujos de caja.

Pero sin duda, la gran apuesta de este 2021 seguirán siendo las grandes temáticas y en concreto las referentes a inversión sostenible. En un momento de cambio tan profundo como el actual, a consecuencia de la pandemia, es más importante que nunca atender a los grandes problemas a los que se enfrenta el mundo. Energías renovables, las ciudades y las infraestructuras sostenibles, la transición hacia una economía baja en carbono, la escasez de agua, el envejecimiento de la población, la economía circular… son tendencias que no suponen una moda, si no que ya están presentes de forma generalizada en cualquier foro. Sin duda son cuestiones que transformarán el mundo y atraerán la demanda de consumidores y usuarios.

 

 

© 2021 Actualidad Digital Ibérica. Todos los derechos reservados.