El importante despliegue terrestre y aéreo permitió en la noche de ayer, sobre las 21,30 horas, dar por controlado el incendio desatado a las 16,55 horas entre  San Pedro de Olleros, en el municipio de Vega de Espinareda, y Villabuena, en el Cacabelos, que a última hora de la mañana de hoy  ya se da por extinguido. Aunque las llamas se inciaron en San Pedro, la dirección del viento las llevó a la zona de Villabuena-San Clemente.

En la extinción de las llamas trabajaron tres agentes medioambientales, tres helicópteros, uno de Rabanal y dos de Tabuyo; dos cuadrillas helitransportadas; una de especialistas; y otra de tierra. El siniestro quemó ocho hectáreas de matorral.