El TSJ declara “nulo de pleno derecho” el calendario laboral de 2023

El tribunal considera que fue “una decisión discrecional no justificada” que “no responde a los fines de interés público que debe satisfacer”
Sede del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León (TSJCyL) / R. Ordóñez
Sede del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León (TSJCyL) / R. Ordóñez

El Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León (TSJCyL) declaró “nulo de pleno derecho” el calendario laboral de 2023 en la Comunidad por ser “una decisión discrecional no justificada”, “no responde a los fines de interés público que debe satisfacer” y “es arbitraria y, por ello, contraria a derecho”.

De este modo, la sentencia estima el recurso contencioso-administrativo interpuesto por Comisiones Obreras contra el Decreto 35/2022 de 22 de septiembre, por el que se establece el calendario de fiestas laborales en Castilla y León para 2023, publicado en el Bocyl de 23 de septiembre de 2022; y obliga a la Junta, como parte demandada, a pagar las costas. Además, obliga a publicar la sentencia en el Boletín Oficial de la Comunidad (Bocyl).

El tribunal da la razón a CCOO, que argumentó que “se había vulnerado” el derecho a la libertad sindical en el Consejo Regional de Trabajo de Castilla y León, un “órgano tripartito de carácter laboral, colegiado de consulta y asesoramiento y de participación de las organizaciones sindicales y empresariales más representativas en Castilla y León en materia laboral”.

También acepta el TSJ que “no concurre” en este caso ninguno de los supuestos para la tramitación urgente y acusa a la Junta de “falta de informes preceptivos y memoria del proyecto incompleta”.

Cabe recordar que la Administración regional propuso cinco opciones para fijar los doce días festivos del año 2023. En las cinco se contemplaba que la fiesta del 23 de abril, fiesta de la Comunidad Autónoma, se trasladara al lunes, 24 de abril. Posteriormente, propuso que el descanso del 2 de enero (al ser el día 1 domingo) se sustituyera por la incorporación del 25 de julio, Día de Santiago Apóstol, cuestión que no vieron con buenos ojos ni CCOO ni UGT.

Ya el 7 de septiembre de 2022 se convocó una reunión extraordinaria y urgente para una nueva modificación del calendario laboral, en la que ya se eliminaba definitivamente el festivo del 23 de abril (que pasaba al lunes por ser domingo), y se mantenía la del 2 de enero.