UPL reclama desfibriladores para los consultorios rurales

José Ramón García lamenta que Castilla y León no tenga una normativa propia de cardioprotección a pesar de ser una de las comunidades más envejecidas
José Ramón García, procurador de UPL
José Ramón García, procurador de UPL. / EBD

El procurador berciano de UPL, José Ramón García, instó este martes a la Junta a dotar de desfibriladores externos semiautomáticos (DESA) a todos los consultorios médicos rurales de la Comunidad, recordando que Castilla y León presenta un índice en fallecimientos por causa cardiovascular del 30,14 por ciento y la mitad de esas muertes ocurren durante las dos primeras horas antes de llegar al hospital.

“El 80 por ciento de los casos tienen lugar fuera del ámbito hospitalario”, afirmó García, “y sólo es posible auxiliar a estas personas de forma inmediata a través de este tipo de dispositivos, que pueden ser utilizados por personal no sanitario”.

En este sentido, advirtió de que si el uso de este tipo de desfibriladores se produce en los tres minutos después del paro cardiaco, la supervivencia aumenta un 73 por ciento, por lo que lamentó que esta Comunidad “no dispone de una normativa propia en cardioprotección y obligatoriedad de disponer de desfibriladores a pesar de ser la más envejecida de España, lo que provoca que no se pueda realizar un uso libre del desfibrilador por cualquier persona y que reduce la eficacia de la reacción contra paradas cardiacas”.

“Nuestras zonas rurales ven cómo los consultorios médicos o puntos públicos no disponen de estos servicios como sí sucede, en muchos casos, con zonas urbanas que cuentan con estos equipamientos en supermercados, centros comerciales o instalaciones deportivas”, añadió el procurador leonesista, que preguntó al consejero de Sanidad, Alejandro Vázquez, “¿cómo es posible que el personal sanitario o un particular no tenga a su disposición desfibriladores en los consultorios médicos y centros de salud rural?”. “Si dicen apostar por las zonas rurales es necesario que las doten de recursos técnicos, tecnológicos y humanos para que no pierdan la calidad de vida digna”, finalizó.