Vázquez asegura que la nueva ley del aborto se cumplirá en hospitales públicos “siempre que haya profesionales”

El consejero de Sanidad reconoce que, si deciden acogerse a la objeción de conciencia, no es "tan fácil" encontrar sanitarios en algunos hospitales
El consejero de Sanidad, Alejandro Vázquez
El consejero de Sanidad, Alejandro Vázquez, preside la toma de posesión de la gerente regional de Salud, Violeta Martínez Pindado. / M. Chacón

El consejero de Sanidad, Alejandro Vázquez, aseguró que la Ley de Salud Sexual y Reproductiva y de la Interrupción Voluntaria del Embarazo, aprobada ayer en el Congreso de los Diputados, para realizar abortos en hospitales públicos se cumplirá en Castilla y León “siempre que haya profesionales”. Uno de los artículos de la nueva ley garantiza el acceso al aborto en todo el territorio nacional, por lo que se creará un registro de todos los médicos objetores del aborto para poder ofrecer las interrupciones en hospitales públicos. “Entiendo el requerimiento de la ley pero también deben entender que vamos a cumplirla siempre que tengamos profesionales, como ya lo hemos demostrado con la anterior norma”, reiteró.

Tras el acto de la toma de posesión de la gerente regional de Salud, Violeta Martínez Pindado, el consejero recordó que la nueva ley también mantiene el artículo de la objeción de conciencia. “En un momento de escasez de profesionales y si deciden acogerse a ese derecho, no es tan fácil encontrar sanitarios en algunos hospitales de la Comunidad para practicar el aborto”, aseveró.

Vázquez recordó que la ley anterior se ha cumplido en Castilla y León en los hospitales donde había posibilidad de realizar abortos porque el número de profesionales que se declaran objetores permitía mantener la prestación. “Seguiremos cumpliendo la ley, desde el primer al último artículo”, sentenció.

Alejandro Vázquez recordó que hay “muchas” comunidades autónomas donde en ningún centro público se realiza la intervención pública del embarazo. “Aquí sí, donde se pueda hacer, y se seguirá haciendo”, señaló.

Preguntado por qué algunos hospitales pequeños como el de Miranda de Ebro (Burgos) realizan abortos mientras que otros más grandes como los de Valladolid no se practican, el consejero precisó que la objeción de conciencia es un tema que afecta a la ética de los profesionales. Por lo tanto, el hecho de contar con diez o quince profesionales no garantiza que todos sean objetores. En cambio, subrayó, que en otros servicios más pequeños puede resultar que todos no sean objetores.