ESPECIAL EDUCACIÓN

‘El viaje del monstruo fiero’ reúne a todos los duendes de ‘El Brujo’ y llega al Bergidum

Las últimas localidades para ambas funciones están a la venta a un precio de 15 euros en los canales habituales
'El viaje del monstruo fiero'. / Teatro Bergidum
‘El viaje del monstruo fiero’. / Teatro Bergidum

La esencia de El viaje del monstruo fiero es “textos clásicos contados por un farsante que ha vivido de ellos en los escenarios de los pueblos y ahora los trae a la capital”, según resumen con humor Rafael Álvarez ‘El Brujo’, el último juglar del teatro español, capaz de mezclar en escena  una anécdota en el velatorio de Fernando Fernán Gómez con palabras de Calderón o Cervantes, manteniendo al público pegado a su butaca. El último trabajo de este singular actor llega al Bergidum en doble sesión los días 23 y 24 de noviembre a las 20:30 horas, dentro del Abono Ancha 15 y del Programa Platea. Las últimas localidades para ambas funciones están a la venta a un precio de 15 euros en los canales habituales.

Presentar a ‘El Brujo’ es un ejercicio inútil. Quien no lo conozca ignora lo que se está perdiendo y los que lo conocen son fieles sin mayor duda a este cómico juglaresco de la vieja escuela que ha convertido el bululú en su medio de expresión. En El viaje del monstruo fiero toma prestada una adivinanza de Lope de Vega en la que se alude a los actores preguntado por “aquel monstruo fiero que nació de nobles padres y parió una madre sola y de muchas madres nace”.

Este viaje del monstruo, dice Rafael, es “mi propio viaje a través de los escenarios donde todavía se celebran los vestigios de la gloria irrepetible del Siglo de Oro español. El público me hizo monstruo fiero por necesidad y así cumplí con mi parte de la herencia. Soy un bululú. A través de una loa de Lope de Vega circulan mis memorias por la escena. Lope, Quevedo, Cervantes, los místicos, Shakespeare, Calderón… invocando la belleza por los pueblos, ellos me han nutrido con su leche… Estos textos han sido mis plegarias. Ahora vengo con ellas a «la corte», trasmudados en la hermenéutica de mi pellejo. A veces son vino exquisito y otras un caldo peleón. Por ello pido, pues, benevolencia, como conviene a la costumbre, según el ritual”.

La clave del trabajo de este actor es su capacidad para saltar desde los siglos XVI y XVII al  entierro de Fernando Fernán Gómez, pasando por la más chabacana actualidad con chistes sobre los partidos políticos, sin hacer distingos abultados. “Sigue siendo admirable la energía que le pone ‘El Brujo’ en escena -dice un crítico-, cómo ha perfilado su estilo hasta el punto de ser único en su especie actualmente en el panorama teatral español, cómo sigue haciendo gracia y mucha con su edad”.

El metateatro se hace verbo con ‘El Brujo’, escenificando las compañías que representaban sus farsas en los pueblos de la península. Y es que todo parte de la estética, el génesis está en la belleza y en su búsqueda. Y, en esa investigación, ‘El Brujo’ es una batidora que mezcla de forma sublime a Santa Teresa con las alcaldías y el afán recaudatorio de los políticos, a Cervantes con la Agencia tributaria, a Romeo y Julieta con el Ministerio de Igualdad… Todo en un ejercicio de equilibrismo escénico tan divertido como inteligente.

'El viaje del monstruo fiero'. / Teatro Bergidum
‘El viaje del monstruo fiero’. / Teatro Bergidum
'El viaje del monstruo fiero'. / Teatro Bergidum
‘El viaje del monstruo fiero’. / Teatro Bergidum