El helicóptero privado del Rey Felipe de Borbón aterrizaba a primera hora de este viernes en Villablino para sorpresa de los vecinos. Desde allí, el monarca se trasladaría en coche oficial a los actos de conmemoración del centenario de la central eléctrica de La Malva, en Somiedo, la primera de Asturias, que además inauguró su abuelo. Una vez concluidos los actos, el Rey regresó a Laciana para volver de regreso a Madrid en su helicóptero.

Fue ese momento en el que el alcalde de Villablino, Mario Rivas, aprovechó para entregar al monarca una lámpara minera “como símbolo de lo que es, fue y será siempre el valle de Laciana”. Durante unos minutos, ambos representantes mantuvieron una reunión, fuera de protocolo, que el regidor lacianiego aprovechó para trasladarle “la problemática de esta zona, con la situación de crisis de la minería que estamos viviendo y la falta de compromiso del Gobierno central con nosotros. Están demostrando querer abandonar y cerrar por completo la minería y no hay un plan de reconversión económico que nos haga ver un futuro digno para el municipio”, declaró a este medio tras el encuentro.

Además, Rivas le hizo llegar a su majestad una carta escrita del puño y letra de la mujer de un minero para la Reina Letizia. “Me ha trasladado que conoce la peculiaridad de la minería y lo invité a que nos haga una visita institucional para conocer de primera mano todos los recursos que tenemos, que son muchos. Sé que la agenda del Rey no es fácil pero espero de verdad que venga y nos ayude a concienciar a las administraciones superiores para darnos una solución”, enfatizó.

El regidor de Villablino apreció un “interés palpable” en el monarca sobre sus preocupaciones y peticiones. “Incluso aceptó saludar a la gente que estaba fuera del pabellón a pesar de que el equipo de seguridad que lo acompañaba se lo desaconsejó. Fue una muestra más de la cercanía a la gente, con nuestra zona y con la situación que vivimos que siempre muestra”, agradeció.

Quien estuvo menos cercano fue el ministro de Industria, Álvaro Nadal. El Rey iba en la misma comitiva que el responsable político pero éste no se acercó a hablar con Rivas. “No pude hacerle llegar al ministro todo lo que quería porque no se acercó y es en sus manos en las que está el futuro del carbón y de la minería”, manifestó. El alcalde espera que sea el monarca quien ponga un poco de luz al futuro del carbón nacional y que medie entre la situación económica y social con las esferas políticas.

Villablino entrega una lámpara minera al Rey para que ponga luz al futuro del carbón nacional. / EBD