El volumen de negocio de Caja Rural en León asciende a 1.330 millones

Las bases de la estrategia de la entidad en la provincia se apoyan en el aumento de la rentabilidad, solvencia y eficiencia bancaria
El director general de Caja Rural, Cipriano García (C), presenta el balance anual de Caja Rural correspondiente a 2023, acompañado por el director de Imagen y Comunicación, Narciso Prieto, y el director de Expansión, Alejandro Hidalgo
El director general de Caja Rural, Cipriano García (C), presenta el balance anual de Caja Rural correspondiente a 2023, acompañado por el director de Imagen y Comunicación, Narciso Prieto, y el director de Expansión, Alejandro Hidalgo. / P. García

El volumen de negocio de Caja Rural de Zamora en la provincia de León ascendió a 1.330 millones en 2023, un 12,7 por ciento más que el año pasado (150 millones más), con una tasa de mora inferior a la ratio de la provincia, del 2,4 por ciento. El volumen total de la entidad, 6.414 millones, fue de un 12,4 por ciento superior, según informó la entidad.

La caja ha aumentado “significativamente” la concesión de nueva financiación a empresas y particulares durante 2023, hasta alcanzar los 983 millones de euros. En León, el crédito nuevo concedido suma 241 millones el pasado año. “El compromiso con la sociedad y el fortalecimiento del modelo de banca local, cercana y de las personas ha superado los 40.500 clientes en León”, 2.500 más, señaló Caja Rural de Zamora.

Igualmente, las bases de la estrategia de la entidad, aplicada durante 2023, se han apoyado en los siguientes pilares: aumento de la rentabilidad, solvencia y eficiencia bancaria; consolidación del modelo de banca de proximidad; y mantenimiento del modelo basado en el desarrollo y apoyo al tejido productivo y al entorno social de nuestros territorios.

El director general de Caja Rural, Cipriano García, presentó el balance anual de Caja Rural correspondiente a 2023 en León, acompañado por el director de Imagen y Comunicación, Narciso Prieto, y el director de Expansión, Alejandro Hidalgo. En el acto se constató el alza de los recursos gestionados, que han experimentado un crecimiento de un 13,7 por ciento. Los recursos fuera de balance suman 679 millones de euros.

En León, los recursos gestionados suponen un 12,7 por ciento más que en 2022, con un incremento de un 19,9 por ciento en depósitos, un 19,2 por ciento más de recursos fuera de Balance y 653 millones de depósitos.

Además, los recursos propios de la entidad totalizan los 376 millones de euros, lo que supone un alza del 23,9 por ciento respecto a 31 de diciembre de 2022, dato que consolida la “posición financiera y patrimonial y que permite afrontar, con mayor confianza, nuevos proyectos para los próximos ejercicios”.

Actualmente, las reservas alcanzan los 298 millones de euros, con un alza del 16,3 por ciento respecto a diciembre de 2022. Y la ratio de solvencia se sitúa en un 18,4 por ciento. Igualmente, la tasa de morosidad, aspecto crítico para las entidades financieras, se sitúa en el dos por ciento, un descenso porcentual del 8,7 por ciento, dato muy inferior al registrado en el sistema financiero. En León, un 2,4 por ciento inferior a la ratio de mora de la provincia de León que se sitúa en un 3,49 por ciento.

Ratio de eficiencia

La ratio de eficiencia de la entidad ha sido del 38,6 por ciento, “uno de los mejores del sistema financiero español”. Las ratios de rentabilidad y eficiencia de la cuenta de resultados están por encima del promedio del sistema financiero, siendo unos parámetros muy competitivos y además, objeto de referencia para los competidores.

La Caja cuenta con 56.500 socios y 159.000 clientes. Un total de 262 cooperativas está asociadas a la Caja Rural. En León, 40.500 clientes, 2.500 clientes más que en 2022.

El beneficio económico final se sitúa en 42,8 millones de euros, lo que representa un ascenso del 40,7 por ciento respecto al dato registrado en el año anterior. Este “robusto” beneficio es consecuencia de las fuertes alzas del negocio y de la recurrencia del negocio bancario tradicional que realizamos que es la esencia de nuestro modelo de negocio cooperativo.

En resumen, la entidad invierte la mayor parte de los recursos captados, un 75,9 por ciento, para el desarrollo económico de las provincias donde actúa; un aumento de la inversión crediticia en 10,3 por ciento. Además, los recursos gestionados crecen un 13,7 por ciento, niveles de crecimiento muy elevados, en máximos históricos. La ratio de eficiencia de la entidad, 38,6 por ciento, “muy competitiva”, dato “muy positivo” respecto al promedio del sistema financiero.

En León, este año se ha concedido nueva inversión por 241 millones de euros (en los últimos cinco años, 1.441 millones). Caja Rural de Zamora ha crecido en la provincia un 12,7 por ciento, con alzas en inversión del 4,3 por ciento y en recursos, del 19,8; mientras que hasta noviembre, la constitución de nuevas hipotecas en la provincia supuso el 17,5 por ciento del capital y el 6,3 de las firmas.

La entidad cuenta actualmente con 23 oficinas en León, de las cuales ocho están en la capital. Del total de empleados, el 95 por ciento son titulados medios y superiores, con una media de edad de 38 años. Las mujeres suponen el 46 por ciento de la plantilla.

La red dispone de 107 puntos de atención, con 68 en Zamora, 23 en León, 12 en Zamora y dos Madrid y Orense. En 2023 se abrieron dos urbanas, en Madrid y Ponferrada, y una rural, en Fuentelapeña. Para 2024 está prevista la apertura de dos más en Madrid y otra más en La Baña- Arroyo de la Encomienda.

Responsabilidad social

2023 ha supuesto, un año más, un impulso a las relaciones con el tejido socio-económico a través del modelo cooperativo y la filosofía de la entidad. Las iniciativas para el desarrollo se han basado en la participación en fundaciones, consorcios, asociaciones, colectivos a través de ferias de promoción en todos los ámbitos: agrícola-ganaderas, turismo, hostelería, comerció, innovación tecnológica, automoción, ocio, artesanales y de productos, etc, convenios institucionales, campañas de producto y promoción, entre otras.

La participación e implicación en el mundo del deporte ha sido otro pilar del desarrollo social. La Fundación Caja Rural es un eje fundamental en torno al cual gira la actividad. “Nuestra obra social en este sentido es prioritaria, realizamos fuertes dotaciones al Fondo de Educación y Promoción. Nuestro esfuerzo social crece con los beneficios obtenidos”, expuso la entidad.

Los resultados de este proyecto revierten directamente sobre la sociedad, y ahí, en la sociedad, “es donde el modelo de responsabilidad social destaca como un pilar del crecimiento social y económico”.