Num: 6917 | Viernes 15 de octubre de 2021
El tiempo - Tutiempo.net
El tiempo - Tutiempo.net
Opinión


27 de marzo de 2012

Y porque así aconteció, así os parezca (XI)


Y porque así aconteció, así os parezca (XI)

De cómo los más de los matrimonios hubieron de ingeniárselas para salir adelante

Felipe Martínez Álvarez

Los esponsales

El Matrimonio en el Antiguo Régimen se inscribe en los usos y costumbres de la Sociedad Estamental en la que cada Estamento era una forma o estilo de vida, por lo que la identidad individual/personal venía a subsumirse en la social.

Así como un edificio no es la simple suma de los elementos que lo puedan integrar, tampoco procedía entender la sociedad desde los solos individuos, pues “el todo es más y distinto a la suma de las partes”.

El Matrimonio no era un compromiso que tuviera que ver, en principio, con los sentimientos e intimidades de las personas, sino que se inscribía en razones de política familiar y que abarcaba a las distintas generaciones o familia extensa de : padres, abuelos, hermanos, primos, tíos. Sería, por tanto, corrosivo e indecente que, tanto la mujer como el varón, se dejasen conducir al Matrimonio por atracciones personales de carácter pasional y sentimental que, en todo caso, habrían de subordinarse a otros y más altos fines, dado que la normativa que rige para el estamento es distinta de la que se aplica al individuo.

El Matrimonio, desde la perspectiva de la Iglesia Católica, es un contrato elevado a la dignidad de Sacramento que significa y confiere la Gracia a los contrayentes en su nuevo estado: cumplimiento de sus deberes conyugales, tales como la generación y educación de la prole (proles) ,ayuda en las dificultades de la vida, fidelidad conyugal (fides), constituyéndose, por tanto, en la base para la propagación de la familia y humano linaje, officium naturae( deber para con la naturaleza) remedio para amortiguar la pasión de la concupiscencia, base de la estabilidad económica y social ,officium civilitatis (deber para con la sociedad ), y la glorificación de Dios desde la santidad de la sociedad conyugal .

Al Matrimonio, como Sacramento, le precedían los Esponsales, uso tradicional fundado en el Derecho Romano, que no era sino la promesa de Matrimonio hecha por las personas hábiles de los contrayentes que, mediante palabras u otras señales manifiestas, indicaban su libre voluntad en celebrar posteriormente el Matrimonio.

Eran los Esponsales una promesa de Matrimonio hecha conforme a Derecho, en Escritura Pública o Documento Privado y que, como todos los contratos, se han de pactar bajo condiciones posibles y honestas, siendo su principal objetivo unir los ánimos de los contrayentes, amén de los compromisos referentes a los bienes dotales que ayuden a sustentar las Cargas del Matrimonio que habrá de celebrarse con posterioridad a los mismos.

Los Esponsales, de obligado cumplimiento según las Leyes de Toro(1.505), pueden ser Públicos (ante Escribano y testigos) y Privados que, en haciéndose sin el consentimiento de los padres, se inscriben en la condición de Clandestinos (Pragmática de 1.776).

De los Esponsales se deriva que, si el aspirante a esposo se resistiese luego a contraer Matrimonio, podrá ser demandado por la otra parte ante los Tribunales habiendo de sufragar los daños ocasionados por tal motivo.

Los compromisos adquiridos en los Esponsales podrían ser disueltos por mutuo acuerdo de las partes u otras y variadas causas/motivos.

Según la legislación vigente en el año de 1.776, los hijos menores de 25 años y las hijas menores de 23 años, no podrían contraer Matrimonio si, viviendo su padre, éste no prestara su consentimiento, debiendo, en su defecto, darlo la madre, aunque en este supuesto, los hijos con 24 años adquieren la libertad de casarse a su libre arbitrio (?) y con 22 años las hijas.

Cuando no vivan el padre ni la madre, había que pedir el consentimiento del abuelo paterno y, en su defecto, del materno, adquiriendo los nietos, en este caso, la libertad de contraer matrimonio a los 23 años el varón y 21 años la mujer.

A falta de padre y madre, de abuelos paternos y maternos, se requería el consentimiento del Tutor y, en su defecto, del Juez del domicilio del contrayente.

A los Esponsales seguían las Tres Proclamas o Amonestaciones, en domingos o días festivos, de quienes pretendían contraer Matrimonio, al objeto de averiguar si existía o no algún impedimento entre las partes.

El Párroco, antes de celebrar el Matrimonio, debería examinar a los contrayentes en la Doctrina Cristiana : La oración del Pater Noster, Ave María, Salve Regina, El Credo o los Catorce Artículos de la Fe, los Diez Mandamientos de la Ley de Dios, los Cinco de la Iglesia, así como instruirlos en los impedimentos impedientes y dirimentes del Matrimonio.

Igualmente, el Párroco debe mandar a los contrayentes que Confiesen y Comulguen antes de recibir el Sacramento del Matrimonio, al menos tres días antes de que se junten.

Y, como ordenaba el Concilio Tridentino, Ses.,24,cap.1: Sin la presencia física y moral del propio Párroco, de los contrayentes, y la asistencia de dos testigos, es nulo todo Matrimonio.

Luego de la celebración del Matrimonio, han de seguir las Velaciones Cuidará el Párroco que los que estuvieren desposados se velen dentro de seis meses desde que se desposaron, con apercibimiento, de que pasado dicho término, los denunciará en sus Parroquias por públicos excomulgados y dos ducados de multa a cada uno de los contrayentes. (Sinodal, ti.4, de sponsalibus et matrimoniis ,nº 3)

Los casados no velados quedan bajo la patria potestad, pudiendo el padre disponer en usufructo de todos los bienes adventicios .La mujer no velada no podrá percibir ninguna memoria de fundación y, si tiene hijos, éstos quedarán bajo la potestad del abuelo, (Leyes de Toro,1.505).

 

Los bienes dotales:

La asignación de bienes dotales a la mujer al casarse se remonta a las Culturas de la Edad del Bronce del Cercano Oriente, llegando a constituirse como componente del Concierto Matrimonial y Dignificación de la Mujer, siendo una constante en las Culturas Euroasiáticas y del Derecho Romano en Occidente .

Se consideraba que la mujer pertenecía a la familia del padre, por lo que a éste correspondía mantenerla, asignándole, en consecuencia, una dote ,que no es sino una parte anticipada de la herencia denominada legítima . Tanto es así que, en el supuesto del fallecimiento de la mujer o que el Matrimonio no tuviere descendientes, la familia de la mujer recuperaría los bienes dotales ,(Pacto de Reversión).

La cuantía de los bienes dotales estaba, lógicamente, en función de la situación económica de las familias y, a su vez, del número de hermanos, etc. La dote solía estar conformada por: Bienes Raíces, Semovientes, Muebles, Enseres, Ropas de la Casa, a los que habrá que agregar ,caso de los Estamentos Privilegiados : Aportaciones Monetarias ,Joyas , Censos ,bienes vinculados de los Mayorazgos y otros.

Los bienes dotales sirvieron de importante y motivador acicate para los jóvenes en edad nupcial, puesto que pretendían o podían asegurar una cierta estabilidad económica, entendida como la mejor garantía de estabilidad y paz conyugal, siempre que se dieran otras igualdades: circunstancias sociales, económicas, edades adecuadas y proporcionadas, así como las condiciones morales de mutuo aprecio, estima, confianza e igualdad de costumbres.

¿Y qué decía la experiencia popular?:

“Con dote de mujer, nadie feliz llegó a ser”. “Gane el marido para comer y almorzar, y lleve la mujer qué cenar”. “Linda cara y gordo culo, dote ninguno” .”Más vale tu dote en tierras que no en tiras ni cordones”.”Novia bien dotada, esposa mal criada”.”La novia de contado y el dote de prometido”.”Quien de lejos va a casar, o va engañado o va a engañar”.”Antes de que te cases, mira lo que haces”.”Casa en la que vivas, viñas de la que bebas y tierras las que veas” (las tierras como bien seguro).”De buena casa, buena brasa”.”En casa de mujer rica, ella manda y ella grita”.”En casa del gaitero todos son danzantes”.”En casa del mezquino, más manda la mujer que el marido”.”En casa del ruin, la mujer es alguacil”.”En casa llena pronto se guisa la cena”.”La casa hecha y el huerto a la puerta”.”Triste está la casa donde la gallina canta y el gallo calla”.”Tres cosas echan de su casa al hombre: el humo, la gotera y la mujer vocinglera”.”Para mal casar, más vale no maridar”.

 

Fue costumbre, en muchos lugares, exponer en los Canceles de la Iglesia Parroquial, para general conocimiento ,la relación de los bienes dotales que aportaba la mujer al Matrimonio.

En el supuesto de Segundas Nupcias, porque la muerte, que siempre arrecia, puede encontrar coyunturas más que favorables, por lo que la mujer viuda estará exenta de llevar dote alguna al nuevo Matrimonio.

Tanto los bienes dotales, como cualesquiera otros legados, donaciones o herencias, corresponde, por Derecho, administrarlos al padre o cabeza de familia, por ser éste el máximo responsable de la vida económica, como lo es de la salud espiritual de sus miembros (praxis protestante), si bien la base religiosa del Matrimonio estará más segura en las manos de la mujer (praxis católica).

En el supuesto de Separación (Divorcio), el marido no podrá administrar estos bienes ni percibir el usufructo de los mismos .

Junto a los bienes anteriores, hay otra suerte de bienes que son las Arras Propter Nupcias, o sea, los bienes que, con motivo del enlace matrimonial (propter nupcias), entrega el varón a la mujer en señal de compromiso matrimonial y que, como recurso en caso de viudedad ,permita a la mujer una existencia decorosa .Las arras,(usos y costumbres de los pueblos germánicos) no podrán, en todo caso, superar más allá del 10%-dezimal- de los bienes del esposo.

Las arras gozan de la misma suerte que la dote. El marido, se dice, otorga estos bienes a la mujer en razón de “la honra de su virginidad y demás prendas, por lo que a la dicha mi esposa la mando en dote y arras”.

El marido no podrá enajenar los bienes dotales sin el consentimiento de su esposa, que son bienes exclusivos y excluyentes de la mujer, garantizados por la legislación, con los que podrá hacer frente a la viudedad, al abandono u otras contingencias de la vida. El varón se obliga a mantener estos bienes ”en lo más bien parado de los míos y no disiparlos ni ipotecarlos a ninguna deuda civil ni criminal , a restituirlos a la mujer o a quien ella nombre si el vínculo se disuelve” .

La mujer dispone de la capacidad de testar y nombrar albaceas y testamentarios, así como la forma, manera y cuantía de las exequias, misas, ofrendas y cabo de año, poder disponer libremente del tercio de mejora y del quinto de libre disposición.

Fallecido el marido, la mujer puede disponer del 50% de los bienes gananciales y, en concepto de usufructo vitalicio, el tercio de los bienes del marido.

Pues: “Toda cosa que el marido e la muger ganare o comprare de consouno, ayanlo amos de por medio; e si fuere donadio de Rey e lo diere amos, ayanlo años marido e muger, e si lo diere al uno, ayalo solo aquel a qui lo diere”.

“Maguer que el marido aya mas que la muger, o la muger que el marido, quier en heredat, quier en mueble, los frutos sean commando de amos dos; et le heredat o las otras cosas donde viene los frutos, ayales el marido o la muger cuyas eran, o sus herederos”,Fuero Real del Rey D. Alonso el Sabio, s. XIII.

El Matrimonio, en las familias nobles y privilegiadas del Antiguo Régimen, se constituyó en un poderoso medio para mantener y reproducir posiciones de privilegio, reputación familiar e influencia, calidad y distinción garantes de la posición social, así como reconocimiento público que, una vez perdido, se pierde todo, pues es la familia la que garantiza al individuo su reconocimiento y posición social Don, Doña, Hijodalgo Notorio de Casa y Solar Conocido…”.

Los Matrimonios ventajosos acrecentaron su prestigio familiar y social vinculando Capellanías, Fundaciones, Mayorazgos y otros bienes, preservando así el estatus familiar y, por supuesto, el de los hijos.

En muchos casos esto no hubiera sido posible sin recurrir a las dispensas de consanguinidad y afinidad; endogamia en suma.

La cuantía de la dote fue, en estas familias, símbolo de prestigio que, en muchos casos, llegó a comprometer su estabilidad financiera por endeudamientos y litigios. A tales Capitulaciones ya las Leyes de Toro,1505, trataron de poner remedio . Los excesos dotales de estas familias fueron, con frecuencia, objeto de las aceradas críticas de los Arbitristas del siglo XVII .

Las mujeres de humilde condición, de escaso o nulo patrimonio, las que laboraban en el campo, en la villa o ciudad, trataron de constituir un pequeño patrimonio: ajuar y demás enseres, así como cierta reserva monetaria para su dote. A tal efecto, nacieron Pías Asociaciones que se ocuparon de proporcionar una, aunque breve dote, a las mujeres a las que la tornadiza fortuna mantiene alejadas de sus dominios,” porque no ha de haber concierto matrimonial sin dote”.

Una de las cosas que reclama la atención en las Capitulaciones Matrimoniales es la endogamia parroquial y, por consiguiente, la cantidad de dispensas solicitadas tanto por razón de consanguinidad como de afinidad.

En una población básica y mayoritariamente rural, con más que difícil equilibrio entre población y recursos, tuvieron gran importancia las heredades y parcelas de los patrimonios familiares( juntar los leiros),así como el aprovechamiento comunal de las Llamas o pastos en Montes, Aguas y Campos Concejiles.

La familia del Antiguo Régimen abarca distintas generaciones- familia extensa– y necesita tener cerca, para así poder asistir, como valor propio, a los familiares enfermos, desvalidos y ancianos, evitando que éstos jamás perdieran la honra : “Me han abandonado mis parientes y se han olvidado de mí los que me conocían. Los moradores de mi casa me han tratado como a un extraño y he sido como un forastero a los ojos de ellos”,Lib. de Job.

Por otra parte, la comunidad lugareña y parroquial dispone de toda una suerte de recursos fruto de seculares experiencias sobre técnicas, herramientas; así como de usos y costumbres que posibilitan saber a qué atenerse. Conocer a los convecinos, su reputación y los valores compartidos por sus miembros no es poca cosa, pues en la vida y negocios es muy importante saber con quién se convive. Éstos, entre otros motivos, explican que el 73,1 % de los novios- siendo mayor el número de las mujeres- se casen en la misma localidad, perteneciendo el 26,9 % restante a otra/s localidad/es.

Los moralistas de la época suelen poner las dispensas matrimoniales bien como motivo o consecuencia de la endogamia.

Sirvan de ejemplo:

Paupertas vel Defectus Dotis: La doncella casadera es pobre y para casarse no dispone sino de un pariente de su propia categoría.

Servare Pacem: Para sellar la paz entre familias emparentadas puede ser necesario desposarse con un pariente.

Servare Honores: Es menester casarse con un familiar para conservar el linaje y bienes de la familia:“Hijodalgo Notorio de Casa y Solar Conocido”.

Periculum Haeresis: Para evitar que en un familiar el peligro de perversión, de herejía, evitando así que se pase a otra religión, casarse con él.

Pro Muliere Viginti Quator Annorum et Ultra: Debido a que la mujer es mayor de 24 años y puede no quedar otra opción que casarse con el familiar.

Angustia Loci: El lugar es tan pequeño que no encuentra con quien casarse si no es con un pariente.

In forma pauperum o scandalum: Por haber existido cópula carnal con un familiar, resulta necesario casarse con esa persona aún en grado prohibido.

 

Las Segundas Nupcias:

Algunos Padres de la Iglesia, en razón de la conveniente continencia, llegaron a desaprobar las segundas nupcias, prohibiendo que los Presbíteros asistiesen a los convites de las segundas nupcias por considerarles como propias de bígamos. Por esa razón, llegó a separarse temporalmente a los bígamos de la comunión de los fieles, imponiéndoles penas públicas.

Los Pontífices, por medio del Derecho Canónico, lib. 14 de las Decretales, permitieron, sin restricción alguna, las segundad nupcias.

”Disuelto el vínculo del primer matrimonio por muerte de uno de los cónyuges, puede el otro casarse libremente”, S. Pablo, Corintios.

”Permítase sin restricción las segundas nupcias, sin que el cautiverio ni la larga ausencia de uno de los cónyuges sean suficientes para poder contraer matrimonio, Libro IV de las Decretales.

Legislación del Estado:

 

En las Provincias Occidentales del Imperio Romano, durante algún tiempo, se llegaron a prohibir las segundas nupcias por odiosas, así como imponer ciertas penas a los que las contraían.

El Código Penal Español de 1.850, Art.290 y 390,dice:“Las viudas que casaren antes de los 301 días de la muerte de su marido o antes de su alumbramiento, si quedó en cinta, será arrestada y castigada con la multa de 20 a 200 duros”. “Y en la misma pena incurrirá si habiéndose declarado nulo el matrimonio, antes de su alumbramiento o de haberse cumplido los 101 días desde su separación legal”.

En el siglo XVIII, las últimas décadas de siglo, en particular, se corresponden con un duro y sombrío panorama vital y económico, en tal forma que hubo personas de las que se podría decir aquello de :”Y comían hierbas y cortezas de árboles; la raíz de los enebros era su alimento”,Lib. de Job.

Se agudizaron los problemas tradicionales a consecuencia de las crisis económicas y de subsistencias, por lo que la conflictividad social, la delincuencia, la mendicidad y otras, llegaron a ser extremas. La emigración a América, por otra parte, supuso un cierto escape a tanta y reinante miseria.

Si la muerte está siempre tras los talones, la mortalidad coyuntural acechaba más de cerca y de continuo. “La duración media del Matrimonio, allá por los años de 1775/99, venía siendo de unos 21,5 años. La edad media, al tiempo de contraer matrimonio, era de 23,8 años para los varones y de 21,5 años para las mujeres”.

“La duración media del matrimonio, por los mismos años, en Segundas Nupcias, era del orden de 14,8 años”.

“En la segunda mitad del siglo XVIII, los Matrimonios de segundas nupcias son un 31,8 % del total de los Matrimonios. El 50 % de los varones viudos tenían más de 40 años. La mitad de las mujeres que se casaban con viudos, era menor de 20 años”.”El 30% de los matrimonios en segundas nupcias solía tener lugar en el mismo lugar de donde eran los cónyuges”, La Nupcialidad en Tierra de Campos, s. XVIII, Univ. de León,2007, Lagartos Pacho, Fco. J.

————————————————-

 

Boda campesina,P.Brueghel,s.XVI

 

 

Porque los palos de la baraja no son intercambiables

 

En la villa de Ponferrada, a 26 de Abril de 1.775, ante mí Escribano y testigos comparecieron presentes D.ª María de la O. Vázquez, viuda que es y quedó de D. Antonio María de Ron, y D. José María Vázquez, su hijo y vecino de esta villa, diciendo que por D. Salvador Tejerina Vázquez, Corregidor Accidental de esta villa, se recurrió ante el Ilmo. Sr. Obispo de la Ciudad de Astorga, pretendiendo se libre despacho para contraer matrimonio con D.ª Antonia María Vázquez, hija y hermana respective y, siendo como es opuesto este Contrato al de la voluntad de dicha su madre y hermano que, como interesados por el bien de su hija, deben mirar por su mejor acomodo y, por otras muchas causas justas, les mueven a no condescender al citado Contrato, especialmente porque siendo, como es, dicha Señora, D.ª Antonia María Vázquez, tanto por línea paterna como materna, de tan ilustre y esclarecida familia, no debe exponerla, en razón de la distancia existente por razón de nacimiento, ni puede, por ahora, acreditarse la igualdad en sangre, de cuyo engaño pueden originarse muchos perjuicios a su familia en calidad y distinción , haciéndose evidente que los otorgantes tenemos noticias ciertas de que el expresado D. Salvador ha hecho la misma pretensión con otras Señoras de distinguida calidad y no lo consiguió, no siendo persona de arraigo alguno y menos que tenga bienes para poder sustentar la dezemía que le corresponde ,pues el sólo y reducido empleo puede faltarle, y suceda que D.ª Antonia María Vázquez, su hija y hermana, se vea en la mayor miseria y desamparo, suceso muy regular y acreditado en la experiencia de cada día.

Para evitar esta situación, otorgan todo su poder cumplido, el que en Derecho se requiere y es necesario, a D. Marcos García Pardo, Procurador en el Tribunal Eclesiástico de la Ciudad y Obispado de Astorga para que, en su nombre y representación comparezca y se presente ante el Ilmo. Sr. Obispo de dicha Ciudad, su Provisor y Vicario General y ante quien deba y corresponda por Apelación ante los Jueces ,Justicias y Tribunales que convenga y pida se suspenda el Derecho Despacho y, caso de estar librado, se recoja en la Secretaría y no se use de él haciendo formal oposición al mismo y, por consiguiente, a dicho Contrato y que, para impedirlo, se Libre Despacho al Rector y Párroco de esta villa para que, de ningún modo y bajo ningún pretexto, se puedan publicar las Proclamas y menos aún celebrar y autorizar los Desposorios entre D. Salvador Tejerina Vázquez y D.ª Antonia María Vázquez. En definitiva, que se declare no haber tenido lugar el Referido Contrato.

Los otorgantes, a quienes yo, dicho Escribano, doy fe y conozco, lo firmaron,

Pedro Fuentes

 

 

Danza de campesinos, P. Brueghel s. XVI

“Lo primero es casa y mujer, luego buey para tirar del arado”, Hesíodo.

En el lugar de Hervededo, a 4 días del maes de Febrero de 1.784 años, ante mi Escribano y testigos comparecieron D. Domingo de Ovalle, vecino del lugar de Sancedo, de una parte y, de la otra, Dª Engracia Gutiérrez, viuda que quedó de D. Ignacio Morete, difunto vecino que fue y ella lo es del lugar de Hervededo, y así juntos dijeron que, por honra y gloria de Dios Nuestro Señor y para su servicio, tienen tratado entre sí que D. Tomás de Ovalle ,de estado soltero, hijo legítimo de D. Domingo, contraiga matrimonio, según lo ordena y manda nuestra Madre la Iglesia y el Santo Concilio de Trento, con Dª María Morete, hija legítima de Dª Engracia y que la quedó del referido D. Ignacio, difunto señor que fue de este lugar de Hervededo.

Y atendiendo Dª Engracia que en el expresado D. Tomás concurren todas aquellas prendas apreciables y conducentes para semejantes casos, en su libre y espontánea libertad, estando cierta y sabedora de lo que en este caso le corresponde hacer, atendiendo a los muchos y buenos servicios recibidos de Dª María, su hija, que como hija de bendición los tiene hechos en su vejez y achaques y enfermedades que ha padecido sin llegar a apartarse de su compañía y esperando los continuar en la manera que todo ello sea digno y de la mayor remuneración, deseándola dársela cuando tenga efecto el Matrimonio, para que con la mayor decencia pueda subvenir con las cargas del Matrimonio, le manda por vía de mejora:

Una casa con su cortina, en este lugar, de una fanega de sembradura, junto a Campo Concejil, que es prado del Concejo. Una tierra de 10 cuartales de sembradura, al sitio de la Horca. Otra tierra de 8 cuartales de sembradura en el sitio de Valbardo. Un prado de una cuarta de tierra en el sitio que llaman el Pradín y que es ganancial. Siete cabras que tengo a medias en el lugar de Bárcena .Un arca nueva con cerradura que tendrá unas cinco fanegas de cabida. Un soto de 5 cuartales de tierra y una cama con su ropa.

D. Tomás se obliga a que si Dª Engracia fuese a vivir al lugar de Sancedo, la mantendrá de su cuenta, a su mesa y manteles, según la calidad y estilo del país. Y que, mientras Dios Nuestro Señor no sea servido de llevarse de esta presente vida a D.ª Engracia, podrá disponer a su voluntad de la casa que fue de Santiago Barrio y María de Librán sin que sus herederos la puedan perturbar.

El Matrimonio, de que va hecha mención, ha de cumplir cada una de las partes estipuladas en esta Escritura.

D.ª Engracia manda a Dª María, su hija, los expresados bienes para siempre jamás, si bien con reserva de usufructo, de tal forma que no pueda disponer de ellos en los días de su vida hasta después de su fallecimiento en que ya podrá disponer de ellos como cosa propia.

Y para hacerlo cumplir dieron poder a las Justicias de S.M. competentes y para que apremien como si fuera en virtud de sentencia pasada, porque yo, Dª Engracia, renuncio las leyes de Beleano, Emperador Justiniano, Senatus Consultus, Partidas, Leyes de Toro, Madrid, y demás del favor de las mujeres.

Y juro por Dios Nuestro Señor y una señal de Cruz esta Escritura.

Ante mí Escribano y testigos,

Manuel Martín

 

Boda campesina, .Brueghel, s .XVI

 

 

¿Puede, por ventura, un junco conservarse
sin humedad?. ¿Crecer un carrizo sin
agua?.

En la villa de Ponferrada, a 20 días del mes de Mayo de 1.705 años, ante mí Escribano y testigos comparecieron presentes, de una parte, Francisca de Samos Pardo, viuda de Santiago Fernández Ares, vecino que fue de esta villa y, de la otra, Francisco Méndez, residente en ella, hijo legítimo de Julián Méndez, difunto, y de Isabel Álvarez del Molino, viuda del susodicho, vecina del lugar de Santalla, Jurisdicción de Borrenes.

Dijeron que, a servicio de Dios Nuestro Señor y de su Madre Santísima, está tratado de que, precediendo las Amonestaciones, conforme al Santo Concilio de Trento y no resultando impedimento legítimo, se hayan de Casar y Velar los otorgantes.

Francisca de Samos Pardo se halla viuda y con cinco hijos de Santiago Fernández, y Juan García Vela, su primer y segundo marido.

El dicho Francisco Méndez, mozo soltero, libre y sin hijos, y la susodicha, de su libre voluntad sin fuerza ni impedimento alguno, en la mejor forma que haya lugar en Derecho, le dota al dicho Francisco Méndez con 2.000 reales de vellón, por siempre jamás, así como de casa en qué vivir cómodamente en todos los días de su vida.

Y a ello ha de ser compelida y apremiada por vía de ejecución y con todo rigor conforme Derecho en la dézima de sus bienes, y pagar las costas y daños que se causaren. Jura por Dios y una Cruz de hacer firme esta donación al matrimonio y no ir contra ella.

Se dieron la mano, fe y palabra de los hijosdalgos de que, precedidas las Amonestaciones y, en no resultando impedimento legítimo alguno, se casarán y velarán in facie ecclesiae, el uno con la otra y la otra con el uno, y a ello quieren ser compelidos y apremiados.

Francisca renuncia a las Leyes de Beleano, Justiniano, Senatus Consultus, Partidas, Toro y las más del favor de las mujeres de cuyos derechos yo, el Escribano, la advertí e hice sabidora de las renuncias .Así lo otorgaron ante testigos, uno de ellos firmó por Francisca de Samos, que dijo no saber.

Ante mí, Escribano y testigos,

Bernardo Martínez Álvarez

.

Refranes neerlandeses, P. Brueghel ,s .XVI

“En no habiendo vino, no hay amor”, Eurípides

En Villar de los Barrios, a 31 días del mes de enero de 1.752 años, ante mí Escribano y testigos, comparecieron, de una parte, Dª María González Yebra , viuda que quedó de D. Jerónimo de Valcarce Carbajo, y vecina de los dichos Barrios. De la otra ,D. Domingo Carbajo Turienzo y Valcarce , natural del mismo ,y dijeron que, al Servicio de Dios Nuestro Señor y con su Divina Gracia, está tratado que D. Domingo se haya de casar y velar in facie ecclesiae con Dª Inés Valcarce González, hija legítima de D.ª María González Yebra y que quedó de D. Jerónimo de Valcarce. Su Santidad ha dispensado el cuarto grado doble de parentesco de consanguinidad que existe entre dichos contrayentes. No media haber otro impedimento.

D.ª María manda y promete a Dª Inés, su hija, para ayuda de sustentar las cargas del Matrimonio y por cuenta de sus legítimas paterna y materna:

Una cama que se compone de : pajero, colchón, dos sábanas de lienzo, dos almohadas de lienzo ,un cobertor de Palencia y una colcha de lino, todo ello de buena calidad.

Asímismo, un arca de llevar carga y media ,media docena de azadas, una caldera de cobre de llevar dos cántaras, un cazo de azófar mediano y de llevar un azumbre, un bufete, un escañil y una cuba de 6 miedros.

Una viña, con una tierra poula, de 24 jornales en el paraje de Valdejardón, otra de 10 jornales (Jornal de viña:75 vides .Cabida: 200 m2) y una tierra poula de 4 jornales en el paraje que llaman las Tapias y delimita con el valle de los Hornos. Una viña de 12 jornales, en el paraje de las Rozadas que limita con sendero que va al Escaribo. Una viña de 16 jornales en los Faenes. Viña de 8 jornales en la Vega. Viña de 8 jornales en el paraje del Olmo y otra de 5 jornales. Todas ellas están libres de toda Carga, Hipoteca y Aniversario.

Y D. Domingo ,en atención a que la referida Inés, que se halla doncella virgen y en cabello, le manda y promete en Arras la dézima parte de sus bienes raíces libres que tiene, para que goce de su privilegio por siempre jamás.

En disolviéndose el matrimonio, bien por muerte, divorcio o de otra forma, se obliga a su entrega con su persona y bienes muebles, raíces presentes y futuros.

Estando presentes D. Domingo Carbajo y Dª Inés Valcarce, dijeron que aceptaban y aceptaron las mandas y promesas dotales que van hechas en la Escritura.

Dieron palabra de casamiento que está dentro de la fecha y su cumplimento, obligándose en que no resultará ningún impedimento para que se casen y velen in facie ecclesiae, y cumplirán con la ley de Caballeros Hijosdalgos.

Estando, asimismo presente, D. Cayetano Valcarce, hermano carnal de la referida Dª Inés, la mandó y prometió una viña de 12 jornales en el término que dicen Fontoiro, Jurisdicción de San Esteban.

Así lo otorgaron ante mí dicho Escribano, siendo testigos…

Agustín de Voces.

 

La cosecha de trigo, P .Brueghel ,s. XVI

 

 

 

Para mal casar, más vale no enmaridar

 

Juana García, vecina del lugar de Cabañas, nombra a su hermano, para que en su nombre y representación, comparezca antela Justicia Ordinariadel lugar y la defienda en el pleito que tiene contra Pedro García, soltero de esta vecindad, por las palabras y daños causados contra su honor, pidiendo se le condene por no cumplir lo pactado de casarse conmigo ; en consecuencia, me dote en la forma adecuada y se le condene en costas ,daños y perjuicios ocasionados, así como en las penas establecidas según que las leyes tengan por conveniente.

En trece de Septiembre, 1.797.

Ante mí y testigos,

Pedro Fuentes

Jauja, P. Brueghel ,s. XVI

 

 

El amor lo puede casi todo

En 13 de Julio del año de 1755, José González Hilario, vecino de estos Barrios de Salas, he litigado ante el Provisor de la Ciudad y Obispado de Astorga, contra Ángela Camargo, soltera, y natural del mismo lugar , que manifiesta haberla dado palabra de casamiento y, por los excesos que eso supone, el Provisor me condenó a que me casara con ella y, no ser así, a pagar las costas de la causa de los Señores Presidente y Oidores de la Chancillería que me condenaron a seis años de presidio en la Plaza de Orán, que ya he cumplido, y así he purgado mi delito en el caso de que lo hubiere y, en vista de mi libertad y dela de Dª María Ossorio, mi legítima mujer, paramos a contraer matrimonio en la Villa y Corte de Madrid ante el Sr. Vicario Eclesiástico de ella y, posteriormente, dicho Sr. Provisor, a instancia de la parte contraria, pasó a aprobar Auto condenándome a que diese a la dicha demandante 400 ducados de vellón y reconociese un hijo que parió ,así como en las costas procesales. El Sr. Provisor no pudo ni debió haber pronunciado semejante Auto por ser yo lego y dela Justicia Realy no sujeto a la Jurisdicción dela Justicia Eclesiástica.

Pido se sobresea el Auto del Sr. Provisor, que ya he sido castigado por el delito que se me imputa y mal puedo ser castigado en dos Tribunales: el Real y el Eclesiástico, ambos distintos, acogiéndome a la decisión que me sea más útil, así como que el Sr. Provisor se inhiba en la causa y la remite a dichos Señores.

Interior de una casa campesina: preparación del almodrote, s. XV

 

 

Los hijos de mis hijas mis nietos son, y los de mis hijos lo son o no lo son”, decían Venancia y Adelaida.

 

D. Cristóbal González Campillo, vecino del lugar de Finolledo, Jurisdicción de la villa de Cubillos, quedó sorprendido y no daba crédito a cuanto sucedía, pues habiendo llegado a su domicilio una moza forastera, y hallándose él ausente, la tal moza se hospedó en su casa en compañía de la criada que le sirve.

Llegó a conocimiento del Juez que la tal moza estaba embarazada y hacía pocos días que había parido. El Juez me encargó del depósito y custodia de la moza mientras le buscaba otra casa.

Pero no teniendo el Juez , por aquel entonces, noticia del destino de la criatura, pasó a arrestarme en prisión y embargo de mis bienes, y así desde el día 12 de Julio, si bien a los pocos días, la moza, con la criatura lactante, se presentó en mi casa.

He hecho distintas instancias para que se me ponga en libertad, toda vez que aparecieron la moza y la criatura, pero ahora resulta que me acusa de ser cómplice, cuando ni siquiera se ha tomado la molestia de oirme, ni concederme apelación alguna.

A pesar de no haber presentado Autos ni cargo alguno, me mantiene en prisión.

Todo ello me causa considerables perjuicios y extorsiones, tanto en mi persona y honor, como privándome de recoger los frutos de la cosecha.

Por tanto, y para su remedio, otorgo todo mi poder cumplido a D. Diego García Gutiérrez, Procurador en Causas en la Real Chancilleríade Valladolid, y me represente ante los Señores Gobernador y Alcaldes de la Sala del Crimen y presentándose en grado de Apelación , Nulidad y Agravio de los Autos y Procedimientos contra mi obrados por dicho Juez de Cubillos, se sirva librarme Real Provisión para que dicho Juez remita los Autos obrados de Oficio, originales con fe de íntegros, a la Sala y que, en el ínterim, no me moleste en mi persona ni bienes y pida la Revocación de todos ellos como injustos. Se le condene en todas las costas y daños y perjuicios que me ha ocasionado y ocasiona y, en el futuro, se abstenga de hacer semejantes causas, penas y apercibimientos.

.

En la villa de Ponferrada, a 20 de Agosto de 1.788

Ante mí y testigos,

Pedro Núñez

Taller de carpintería, Miniatura,s .XV

En la villa de Ponferrada, a 6 de Abril de 1.788 años, ante mí Escribano y testigos, comparecieron presentes Jerónimo Cuadrado y Pedro Cuadrado, su hijo soltero que vive en su compañía y patria potestad, todos ellos vecinos de la villa de Borrenes.

Manifiestan que la Justicia Ordinariade la Jurisdicción de Borrenes había puesto Causa Criminal contra el dicho Pedro, por Causa de Oficio y, después, por demanda de Francisca Díez, soltera, natural de San Juan de Paluezas, criada sirviente en la casa de D. Antonio Voces, Pbro.,vecino de esta villa de Borrenes, suponiendo, con falsedad, que la había estrupado en su honra, de lo que resultó quedar embarazada, dando luego a luz una criatura.

Esta fue la confesión y, sin más justificación,la Justicia Ordinariaprocedió contra mí arrestándome. Y no pudiendo arrestar a Pedro, por hallarse ausente, se procedió contra Jerónimo, su padre, instándole con apremio de prisión y embargo de bienes a que diese cuenta de su hijo.

Ante mí y testigos,

Pedro Fuentes

Meses de Febrero, Marzo y Junio, Libro de las Muy Ricas Horas del Duque de Berry, Miniaturas, Hnos. Limbourg, s. XV

 

 

 

Porque la necesidad obliga a hacer lo que uno no quisiera

En la villa de Ponferrada, a 16 de Agosto de 1.705, ante mí Escribano y testigos, compareció Lucía Morán, moza soltera, residente en el lugar de San Lorenzo, hija legítima que dijo ser de Pedro Morán y María Álvarez, ambos difuntos y vecinos que fueron del lugar de Voces, en la Merindad de Borrenes .

La otorgante dice que tiene tratado de casarse con Francisco Rodríguez, hijo legítimo de Antonio Rodríguez, difunto, y María Álvarez, viuda del susodicho y vecina del lugar de San Lorenzo .

Y porque tengo más edad que Francisco Rodríguez, en la forma que mejor haya lugar en Derecho y más firme sea, le hago gracia y donación al susodicho, de forma irrevocable que, en Derecho se llama intervivos, de todos los bienes que me tocan y me pertenecen por herencia de mis padres.

Si este matrimonio hubiere hijos, habrán de llevar dichos bienes en herencia, según la legítima. Si no hubiere sucesión, mi marido llevará dichos bienes y gozará de ellos por siempre jamás .

Asímismo, el susodicho Francisco me ha de hacer el entierro, funerales, misas y sacrificios que figuran en el testamento según la calidad de la otorgante. Pero, si me muriese ab intestato, habrá de hacerme el entierro y funerales, misas y sacrificios según la calidad y cantidad de la otorgante, en la cantidad del tercio de los bienes.

En esta conformidad doy y traspaso a Francisco Rodríguez, 500 sueldos de oro, de que dispongo. Así lo haré y lo juro por Dios Nuestro Señor y una Cruz de haber por firme esta Escritura de Donación y, no la he de retocar por ser capítulo de testamento, ni en otra forma tácita ni expresa en tiempo alguno ni por ninguna causa ni razón y, si lo hiciese, no seré oída en juicio, obligándome con los bienes habidos y por haber. Es por lo que doy poder a las Justicias de su Majestad competentes para que impelan, como por las leyes de Senatus Consultus, Beleano, Justiniano, Partidas y Toro y las más del favor de las mujeres.

Presente Francisco Rodríguez, menor de 25 años y mayor de 21, que dijo haber entendido esta Escritura y todo su contenido, por lo que la aceptó para usarla como mejor le convenga, estimando la merced que le hace Lucía Morán.

Ante mí y testigos,

Bernardo Martínez Álvarez

 

Comida de campesinos, Le Nain, s. XVII

 

Un gorrión en mano vale más que un ganso en el aire

En la villa de Villar de los Barrios de Salas, a cinco días del mes de Marzo de 1.749 años, ante el Sr. D. Benito de Valcarce, Juez Ordinario, por su Majestad y Estado Noble de dichos Barrios y su Jurisdicción, ante mi Escribano y testigos, comparecieron D. José Valcarce y Pedro Fernández, vecinos de esta villa y dijeron: que el Sr. Juez fulminó ,según Causa de Oficio, a Dª María Ana González Hilario, soltera y natural de esta villa ,hija legítima de D .Francisco González Hilario, ausente, y de Dª Ana de Valcarce, su legítima mujer, vecinos de ella, contra dicha Dª Ana y D. José González Hilario, soltero, y también hijo legítimo, por amancebamiento y demás murmuraciones sobre el crédito ajeno, así como otras cosas que se expresan en dicha causa, por lo que se dio Auto de Prisión y Embargo de bienes contra los sobredichos.

Se puso presos en la Cárcel Públicade estos Barrios a: Dª Ana Valcarce y D. José González , a quienes se había tomado confesión .En consecuencia del cargo, se dio traslado de la culpa que contra ellos resultaba, dando, a su vez, traslado al Fiscal que, a tal efecto, se nombró ,dando, a su vez, traslado a Dª Ana de Valcarce y D. José González ,su hijo, para los que se pidió absolución y diése por libres y a sus bienes del procedimiento y costas, pidiendo se les concediese soltura bajo fianza carcelera .

Por decreto del Sr. Juez fue mandado que habiendo dado los padres de Ana de Valcarce y D. José González, su hijo, la fianza carcelera y de prisión en que se hallan, cada y cuanto les sea mandado, fuesen sueltos por ahora de la prisión.

Los padres otorgan que reciben los presos en fiado como sus alguaciles, obligándose con sus bienes muebles y raíces a que volverán y restituirán a Dª Ana y D. José a la Cárcel y Prisión cuando les sea mandado por el Sr. Juez, pena de que, en no haciéndolo, se presentarán los otorgantes presos por los susodichos, pagarán por ellos en la causa todo lo que contra dichos reos fuere juzgado y sentenciado en todas instancias .Así lo otorgaron ante dicho Juez que admitió esta fianza.

Los otorgantes lo firmaron con dicho Sr. Juez, a todos los cuales yo, Escribano, doy fe y conozco,

José Núñez Arias

 

Fiesta popular, D. Teniers, s. XVII

 

 

Los humanos saben que han nacido para trabajar, sobrellevar la adversidad y el dolor con fortaleza porque otros remedios no existen.

En la villa de Villanueva de Valdueza, a 7 días del mes de enero de 1793 años, ante mi Escribano y testigos comparecieron: Magdalena Rodríguez, viuda y vecina de esta villa, de la una parte y, de la otra, José Zamorano, su hijo político, de esta misma vecindad.

Dijeron que, con el motivo de que de poco tiempo a esta parte, José Zamorano contrajo matrimonio con María Pérez, hija legítima dela expresada Magdalena, estuvieron juntos una temporada y, por ciertos motivos que hubo de ambas partes, se separaron el referido José con su mujer, y habiendo reconocido unos y otros los perjuicios que se les seguían por hallarsela dicha Magdalenade edad avanzada, sola y con otras dos hijas de corta edad.

Los motivos que, tanto unos como otros, han reconocido serles muy perjudiciales por no adelantar en manera alguna tanto en el cultivo y granjeo de bienes raíces ,cuanto para la manutención de sus personas, tienen resuelto y están conformes con volverse a juntar y vivir juntos con Magdalena y sus hijas haciendo compañía a un pan comer, mesa y manteles.

Por lo mismo, otorgan que desde la fecha de esta presente Escritura, José Zamorano y su mujer María Pérez han de vivir juntos haciendo compañía a su madre Magdalena y a María y Antonio , hijos menores de ésta, a un pan para comer, mesa y manteles, sobrellevándose los unos y los otros sin la menor alteración. Y han de haberla tolerar como hijos y hermanos que son, viviendo en la mayor paz, y respetándose como deben y son obligados con su madre Magdalena, dando a ésta los alimentos precisos para su manutención sin escatimárselos ni guardarlos bajo llave, vestirla y calzarla y en todo lo necesario, según corresponde a los productos de los bienes e industrias que entre sí tienen , labrándolos y cultivándolos en los tiempos oportunos, dándoles las labores necesarias para que vayan en aumento y no en disminución.

Que no puedan separarse entre sí José Zamorano y su mujer María Pérez, como tampoco dela expresada Magdalena, con la que siempre han de vivir en su casa y compañía hasta su fallecimiento .Que no haya motivos para que no vivan juntos. Han de llevarse los unos con los otros en la mejor armonía posible. Es por lo que mando a José Zamorano y María Pérez y a sus hijos :

Un castaño pilón en el sitio de Valdemanzanales y un escobar en el abesedo de Jerónimo Hidalgo en el sitio de Valdeforcos .

Con esta mejora y la expresada condición de que hayan de vivir juntos en mi casa y compañía junto con su mujer hasta el fin de mis días .De lo contrario, no valga en manera alguna esta manda. Obligándose con sus personas, bienes muebles y raíces habidos y por haber. Que esta escritura no la puedan revocar porque ha de estar siempre con fuerza y vigor y, si lo intentaren, no serán oídos en juicio y repelidos, además de pagar las costas.

La dicha MagdalenaRodríguezrenuncia a las Leyes Beleano, Justiniano Emperador, Senatus Consultus ,Partidas, Leyes de Toro y de Madrid y demás de las mujeres. Juro por Dios Nuestro Señor y una señal de Cruz en forma la validación de esta Escritura, que no hago pena de perjurio.

Otorgamos ante el presente Escribano y testigos, que no lo firmaron por no saber. Ante mí, Escribano,

Manuel Martín.

 

La vendimia, Hnos. Limbourg, s. XV

 

 

 

Las mujeres saben más por lo que observan que por lo que leen

 

En el lugar de Campo, a 13 días del mes de Junio de 1.771 años, ante mí Escribano y testigos infrascritos, compareció presente Andrés de los Piensos, vecino del lugar de Campo y dijo que, por cuanto ahora de próximo, tiene tratado tomar estado de Matrimonio, de segundas nupcias, con Josefa Pérez, moza soltera, hija legítima de Baltasar Pérez y de Magdalena Astorgano ,su mujer, vecinos de este lugar ,y teniendo presente que el otorgante se halla viudo y la susodicha es doncella virtuosa, atendidas estas razones y demás cualidades que concurren en la persona de la referida, por el tenor de la presente, y de la mejor forma que haya en Derecho, teniendo efecto el Matrimonio, le manda y promete, por vía de Arras propter nupcias, 200 ducados de vellón, que confiesa caben en la dézima parte de los bienes muebles, raíces y semovientes que tengo al presente.

En caso de que no tengan cabida para dicha cantidad, el exceso que hubiere, usando de lo que se permite en Derecho, se lo mando a Josefa Pérez en dote por razón de virginitatis.

Quiero y consiento que, disuelto el Matrimonio entre los dos, bien por falta de sucesión, bien por divorcio u otras causas de las permitidas en Derecho, se le dará a Josefa, o a quien su derecho represente, los 200 ducados en concepto de satisfacción.

Ante mí y testigos,

Jerónimo Courel Álvarez

 

El pretenderlo todo pertenece a pintores y poetas

 

En la villa de Salas de los Barrios, a 8 días del mes de marzo de 1.755 años, ante mí Escribano y testigos, comparecieron:

Antonio Álvarez, soltero, natural de esta villa ,mayor que confesó ser de 25 años ,hijo legítimo de Santiago Álvarez, vecino de ella, y de Felipa de Yebra Panizo, su primera mujer, ya difunta, de una parte y, de la otra, Juan González y María González Freijo, su mujer, vecinos de esta villa, y Margarita González, soltera, su hija legítima, menor que confesó ser menor de 25 años y mayor de 15,con licencia que dicha María González pidió a su marido para otorgar esta Escritura ,jurarla y obligarse a lo en ella contenido.

Dijeron: Que al servicio de Dios Nuestro Señor y de su Madre Santísima, está tratado que, Antonio Álvarez y Margarita González, solteros, precediendo las canónicas amonestaciones que dispone el Santo Concilio de Trento y no habiendo impedimento legítimo alguno, se casarán y velarán in facie ecclesiae.

Y para que mejor puedan soportar las cargas del matrimonio, Juan González y María González, su mujer, mandan y prometen en dote a Margarita Gonzalez, su hija, por cuenta de su legítima paterna y materna los bienes siguientes:

Una viña de 2 jornales, con su poulo, en Valdepozos. Viña de 5,5 jornales en la Cruz del Portillo. Viña de 6 jornales en el Coso y viña de 2 jornales en la Cruz de Portillo.

Una cama con su jergón, dos sábanas, dos almohadas con su lana y una colcha de botón, buenas todas ellas. Un bufete con su cajón y llave. Otro bufete. Un taburete. Un Escabel .Un arca con cerradura y llave. Un escaño de cocina. Un escañil. Una cuba de 5,5 miedros. Un cubeto de 3 miedros. Una caldera de cobre nueva .Un perol. Un cazo de azófar. Dos cazos nuevos. Una sartén. Dos candeleros de metal. Un pote de llevar 12 cuartillos .Tres azadas buenas.

Estos bienes se comprometen a entregarlos luego que tenga efecto dicho Matrimonio, pena de ejecución y costas de la cobranza.

Antonio Álvarez y Margarita González aceptan las mandas y promesas hechas y, en su cumplimiento, se dieron sus manos derechas en fe y palabra conforme a la Ley de los Hijosdalgos ,precediendo las tres canónicas amonestaciones que dispone el Santo Concilio de Trento. No resultando impedimento alguno legítimo, se casarán y velarán in facie ecclesiae, y a ello sean compelidos y apremiados por justicia y derecho, pagando las costas, menoscabos y daños que, por no cumplirla, causaren.

Con la condición de que Juan González y su mujer no mejorarán a otra hija ni hijo alguno que tengan, en perjuicio de la dote que llevan prometida a Margarita González ,su hija, bajo pena de nulidad, acepta esta Escritura.

Y María, por ser casada, renuncia al dote y arras, bienes parafernales, hereditarios y gananciales y las leyes de Beleano, Senatus Consultus, Emperador Justiniano, Toro, Partidas ,Madrid y las más del favor de las mujeres, y juro por Dios Nuestro Señor y una señal de Cruz en forma esta Escritura, otorgándola de su libre voluntad.La dicha Margarita, por ser menor de 25 años, aunque mayor de 15, renuncia el beneficio de la restitución en esta razón .

Ante mí y testigos y uno de ellos dijo no saber firmar,

José Núñez Arias

.

 

No busques contienda ni pleitos mientras tengas oportunidad de evitarlos, porque alteran la salud y disipan la propiedad

D. Casimiro Carujo y Sierra, vecino del lugar de San Lorenzo, comparece ante el Sr. Corregidor de la villa de Ponferrada manifestando que:

Dª María Juana Pardo, su difunta mujer, estando enferma de grave enfermedad, aunque en su sano juicio y entendimiento natural, dispuso y ordenó su testamento verbal ante suficiente número de testigos, a falta de Escribano, otorgando declaraciones que tienen muy presentes por haber fallecido, sin otra disposición, en el día 29 del mes de Septiembre del año de 1790.

Para que conste en todo tiempo su voluntad que quedó firme, conviniendo a mi derecho, hubo citación de Dª Manuela Quindós y Lamas, mi madre política, pidiendo sumaria información que ofrezco con los testigos que se hallaron presentes y fueron llamados y rogados para la declaración verbal .

A todos ellos les consta que, en aquel acto, mi difunta mujer se hallaba en su sano y cabal juicio y entendimiento y que bajo la misma disposición falleció sin tener lugar hacer alguna otra declaración

A Vuestra Merced suplico se sirva decretar el recibo de la información que llevo ofrecida con la citación que solicito, al tenor de este escrito y, evacuada que sea, aprobarla cuanto ha lugar en Derecho, mandando que las declaraciones de dichos testigos sirvan de Instrumento Público en faltando el Escribano.

Testigos para el Requerimiento:

En la villa de Ponferrada, a 4 de octubre de 1790, D. Casimiro Carujo de la Sierra propone como testigo a D. Bartolomé Courel, su convecino, para que declare ante el Licenciado D. Juan Antonio de Castro, Teniente de Corregidor, y ante mí Escribano, al que tomo juramento por Dios Nuestro Señor y una señal de Cruz conforme a Derecho y que prometió decir verdad de lo que supiere y le fuere preguntado.

Que es cierto que en la noche del día 28 del pasado mes de Septiembre ,víspera de San Miguel, Dª María Juana Pardo, mujer legítima de D .Casimiro Carujo de la Sierra, estando en su cabal juicio y en pleno uso de sus potencias, a presencia del testigo y otros que se hallaban presentes, habiéndole preguntado D. José Courel, Vicario del lugar de San Lorenzo, después de darlela Extrema Unción, si quería hacer testamento, dijo que sí y que nombraba por su testamentario al citado D. José Casimiro Carujo de la Sierra, su marido, así como por heredero de todo cuanto le perteneciese en derecho, expresando esto por tres veces en voz clara . Falleció poco después. Su cadáver se enterró enla Iglesia Parroquialde de San Lorenzo.

Desconozco, ni tengo noticia, que hubiese revocado esta disposición ni hecho otra alguna, por lo que lo depongo para descargo en su constancia y juramento en el que se afirma y ratifica, siendo en edad de 36 años, poco más o menos, y así lo firmo .Y yo el Escribano doy fe.

Ante mí, Escribano,

Manuel Jerónimo Suárez .

Del mismo tenor son las declaraciones juradas de Alonso Méndez, Ángel Rodríguez, Pedro Becerra, Benito Álvarez y Francisco Pérez, todos ellos convecinos de D. Casimiro.

Doy fe,

Manuel Jerónimo Suárez.

En la villa de Cacabelos, a 21 días del mes de Enero de 1.793 años, ante mi Escribano compareció D. José Pardo, Presbítero, vecino de ella, y Apoderado de Dª Manuela Quindós Lamas y Valcarce, viuda de D. Manuel Joaquín Pardo y Andrade, residente en la misma, y manifiesta que ante los Señores Presidente y Oidores de la Real Chancilleríade la Ciudad de Valladolid se suscitó pleito por el caso de corte a instancias de dicha Señora Dª Manuela contra D. Casimiro, su hijo político, sobre devolución de la dote (Pacto de Reversión) y demás efectos que había percibido al tiempo de contraer esponsales de presente con Dª María Juana Pardo, su mujer e hija respective, que celosos de la paz y deseando los otorgantes la mejor quietud y sosiego entre ambas partes, y reconociendo ambos lo costoso de los pleitos y lo dudoso de sus fines, y reconociéndose entre sí mismos como de padres a hijos sin temor de faltar a la justicia, se han convenido en transigir y acabar dicho pleito y apartarse de él en la conformidad que se expresa y en la mejor vía y forma que en Derecho haya lugar, apartándose recíprocamente del mencionado pleito, y dan poder cumpliendo cada uno con su parte, obligándose D .Casimiro con su persona y bienes muebles ,habidos y por haber, a dar y pagar realmente y con efecto a Dª Manuela Quindós y sus herederos, y quien su poder y derecho tuviere, por razón de la dote que había percibido de dicha su mujer, a saber 16.666 reales con 20 maravedíes de vellón en que se convinieron ,los cuales ha de satisfacer D. Casimiro en 6 plazos por el término de 6 años, en iguales pagas y puestos en la villa de Cacabelos, en poder de dicha Señora o de quien tenga legitimado para su percepción.

En 14 de Enero de 1.799 se acabó de pagar el último plazo de esta obligación, entregándose por D. Casimiro Carujo a D .José Pardo, como Apoderado de Dª Manuela Quindós, los 2.776 reales con 26 maravedíes de la última paga, en un vale real de 150 pesos con sus aumentos, y lo restante en dinero efectivo, dio recibo.

Escribano,

Pedro Fuentes

Fuente Documental:

Archivo Histórico Provincial de León

Sección de Protocolos Notariales:

Cajas, 2.303, 2.345, 2.347, 2.348, 2.435, 2.441, 2.480, 2.481,2.483, 2.515, 2.585,

2.592.

.

….

.

.

NOTICIA 10
NOTICIA 05
MOTOR EBD
NOTICIA 01


Canal Telegram El Bierzo Digital
NOTICIA 04
NOTICIA 03
EMPLEO
ofertas empleo ponferrada
NOTICIA 08
PROGRAMACION TV
Programación TV
NOTICIA 02
WHATSAPP
Canal Whatsapp El Bierzo Digital
NOTICIA 06
NOTICIA 09
la encuesta

¿Cómo valora la mitad de legislatura en Bembibre?

Cargando ... Cargando ...
ROBA PAGINAS MONEY
NOTICIA 11

NOTICIA 07
ADSENSE CUADRADO NOTICIA
© 2021 Actualidad Digital Ibérica. Todos los derechos reservados.